Imágenes de página
PDF
ePub

Marcio. Está bien; pero eso más pertenece á la ortografía y pronunciacion que á la gramática.

ValdÉs. Así es la verdad; yo os digo lo que se me ofrece ; ponedlo vosotros en el lugar que quisiéredes.

Marcio. Bien decís; pero sería menester que nos diésedes alguna regla, la cual nos enseñase á hacer diferencia entre esos vocablos.

ValdÉs. Cuanto yo, no os sabría dar más que una noticia confusa, la cual os servirá más para atinar que para acertar.

Marcio. Con ésa nos contentarémos; decidnosla.

ValdÉs. Cuanto á lo primero, presuponed que la mayor parte de todos los vocablos que viéredes que no tienen alguna conformidad con los latinos ó griegos, son arábigos, en los cuales cuasi ordinariamente veréis h, x, ó z, porque estas tres letras son muy anejas á ellos; y de aquí procede que los vocablos que tienen f en el latín, convertidos en el castellano, \&f se torna en h; y así defava decimos haba; y así por la misma causa en muchas partes de Castilla convierten la s en x, y por sastre, dicen xastre (1). Lo mesmo hacen comunmente convertiendo la c latina en z, y así, por facintó dicen hacen; las cuales todas son pronunciaciones que tienen del arábigo; pero son ten recibidas en el castellano, que si no es en el sastre, y otros como él, en lo demás se tiene por mejor la pronunciacion y escritura arábiga que la latina. Esto os he dicho, porque si viéredes un. vocablo con una destas tres letras, no penseis luégo que es arábigo, hasta haber examinado si tienen esta mudanza de

(1) La » latina, en muchas palabras castellanas, se convirtió primero en x, como de sapo, xabon; sueco, xugo, etc.; pero esta x no se pronunciaba como la j de hoy, sino con un sonido dental. Véanse los Opúsculos gramático-satíricos (Prólogo) y las Observaciones sobre él origen y genio de la lengua castellana, de D. Antonio Puigblanc.

letras, ó no. Cuanto á lo demás, sabed que cuasi siempre son arábigos los vocablos que empiezan en al, como almohada, alhombra, almohaza, alhareme; y los que comienzan en az, como azaguán, azahár, azagaya; y los que comienzan en co, como colcha, colgajo, cohecho; y los que comienzan en za, como zaherir, zaquizamí, zafo; y los que comienzan en /ta, como haja, haragan, haron; y los que comienzan en cha, chi, cho, chu, como chapín, chinela, choza, chueca; y los que comienzan en en, como enbelgado, enbaciado, endechas (1); y los que comienzan en gua, como Gwdalerza, Guadalquivir, Guadarrama, y éstos por la mayor parte son nombres de ríos ó de lugares; y los que comienzan en ja, je, como jáquima, jerga. De los vocablos latinos enteros no es menester daros regla, pues sin ellas vos los conosceréis, como tambien atinaréis en los corrompidos, poniendo en ello un poco de diligencia y trabajo; pero advertid que así como en los vocablos arábigos no está bien al castellano aquel pronunciar con la garganta, que los moros hacen, así tampoco en los vocablos latinos no conviene pronunciar algunas cosas tan curiosamente como las pronunciais los latinos. Esto digo por la supersticion con que algunos de vosotros, hablando castellano, pronunciais la s.

Marcio. Digo que teneis mucha razon, y que tengo este aviso por muy bueno, considerando que tampoco nosotros pronunciamos en el latín los vocablos que tenemos de la lengua griega y de la hebrea, con aquella eficacia y vehemencia que los pronuncian los griegos y hebreos.

(1) No es posible adivinar qué razones movieron al autor á asegurar que son arábigos los nombres que comienzan con en, cuando es sabido y hasta vulgar que la preposicion en castellana es la in latina, usada, así aisladamente como en composicion, de la misma manera que la usaron los latinos, y juntándose tambien con los mismos oficios á nombres de origen arábigo.

ValdÉs. La segunda regla consiste en saber poner cada vocablo en su propio artículo, quiero decir, juntar con el nombre masculino ó neutro sus propios artículos, y decir: El abad de donde canta, de allí yanta; y Al ruin cuando lo mientan, luégo viene; y juntar con el nombre femenino los artículos femeninos, diciendo así : La mujer y la gallina, por andar se pierden aína; y El polvo de la oveja, alcohol es para el lobo; de manera que ni al nombre masculino pongais artículo femenino, ni junteis con el femenino artículo masculino.

Marcio. ¿En qué conocerémos nosotros entre los vocablos, cuál es de un género y cuál de otro?

ValdÉs. Esa regla no la sabré yo dar, porque nunca me he parado á pensarla. Bien es verdad que he notado yo esto: que por la mayor parte los vocablos latinos guardan en el castellano el mesmo género que en el latín; y digo por la mayor parte, porque hay muchos que no lo guardan; así como son los nombres de árboles, que en latín son casi femeninos todos, como vos sabeis, y en Castilla masculinos, y los de la fruta son los más femeninos; pero por lo más ordinario veréis que los nombres en castellano guardan el género que en el latín, desta manera : que los nombres acabados en a serán femeninos, y así por el consiguiente.

Marcio. Pues ¿ por qué no poneis la por artículo á los nombres femeninos?

ValdÉs. Sí la ponemos á todos, sacando aquellos que comienzan en a, como arca, ama, ala, con los cuales juntamos el, diciendo el arca, el ama, el ala; esto hacemos por quitar el mal sonido que hacen dos aa juntas; y de verdad parece mejor decir El mal del milano, el ala quebrada y el papo sano, que la ala.

Marcio. ¿No sería mejor, por no caer en inconveniente que parezca poner artículo masculino al nombre femenino, perder la a del artículo y decir, larca, lama, lala?

ValdÉs. No me parecería mal si se usase; pero como no se usa, yo por mí no lo osaría decir ni escribir; pero ¿no os parecería mal adonde lo viésedes escrito?

Marcio. No, de ninguna manera.

ValdÉs. Esto es cuanto á los vocablos, que, ó son latinos, ó tienen alguna parte del latín; cuanto á los otros, no os sabría dar regla ninguna. El mesmo cuidado que habeis de tener en poner bien el artículo del nominativo, conviene que tengáis en poner el del genitivo y acusativo, estando sobre aviso de hablar siempre desta manera : Del monte sale quien el monte quema; y Del lobo un pelo, y ¿se de la frente; y Lo que da el nieto al agüelo; Allegadora de la ceniza, y derramadora de la harina.

Coriolano. Paréceme que os aprovechais bien de vuestros refranes, ó como los llamais.

ValdÉs. Aprovéchome dellos tanto como decís, porque habiendo de mostrar por un otro ejemplo lo que quiero decir, me parece sea más provechoso amostrároslo por estos refranes, porque oyéndolos los aprendais, y porque más autoridad tiene un ejemplo destos antiguos que un otro que yo podría componer.

CoriolaÜo. Bien está; pero yo no entiendo los más dellos.

ValdÉs. Basta que entendais el propósito para que los digo. La sentencia otro día la entenderéis.

Coriolano. Acepto la promesa, y decidme si teneis por cosa de mucha importancia la observancia destos artículos.

ValdÉs. Yo os diré de qué tanta: que en Castilla tenemos por averiguado que un extranjero, especialmente si no sabe latín, por maravilla sabe usar propiamente dellos; tanto, que hay muchos vizcaínos en Castilla, que despues de haber estado en ella cuarenta ó cincuenta años, y sabiendo del resto muy bien la lengua, muchas veces pecan en el uso de los artículos; por tanto, os aconsejo que mireis muy bien en ello (1).

Mabcio. Así lo harémos como decís, por obedeceros.

ValdjÜs. Hacedlo por lo que os cumple, que á mí poco me importa; mas me cumple acabar esta jornada de hoy, y por esto paso á la tercera regla. Ésta es que en la pronunciacion de los vocablos mireis bien en qué sílaba poneis el acento, porque muchas veces el acento hace variar la significacion del vocablo, como parece en este refran, que dice: Dure lo que duráre, como cuchara de pan; adonde si poneis el acento en las últimas sílabas del duré y duraré, no diréis nada, porque haréis al uno pretérito y al otro futuro; pero si en el dúre poneis el acento en la ú, y en el duráre en la á, la sentencia estará buena; y si diciendo Quien hace un cesto, hará ciento, y en el hacé poneis el acento en la última, haciéndolo imperativo, gastaréis la sentencia; y por el contrario, diciendo Quien sufrió y calló, venció lo que quiso, en el cállo poneis el acento en la á, haciéndolo presente, no diréis nada. Esto mesmo acontece en otros muchos verbos, como en el burlo y lloro, diciendo: Quien con su mayor burló, primero rió y despues lloró, y por esta causa, cuando yo escribo algo con cuidado, en todos los vocablos que tienen el acento en la última lo señalo con una rajuela. Bien sé que ternán algunos ésta por superflua y dema

(1) Esta dificultad de los extranjeros en usar bien del artículo consiste en la que ofrece el conocimiento de. los distintos géneros de los nombres, porque sabidos éstos, es tambien facilísimo el uso de los artículos. Lo mismo sucede á los españoles cuando aprenden otras lenguas, porque la razon es idéntica. Las reglas que suelen darse para distinguir los géneros de los nombres, así en el latín como en las lenguas neo-latinas, fundadas en su mayor parte en analogías de significacion ó terminacion, están sujetas en todas ellas á tantas excepciones, que sólo una práctica constante puede enseñarlas.

« AnteriorContinuar »