Imágenes de página
PDF
ePub

con los nombres de sus virtudes morales, que las tuvo tan heróicas como cabian en un gentil. Aun los cántabros, cuya natural ferocidad (hablo de los antiguos que no salian de su país) han ponderado tanto los escritores, así extraños como propios, Horacio (Carm. lib. 2. Oda 6. et lib. 4. Oda 14), Estrabón (lib. 3. cariis in locis.), Dion Casio (lib. 53), Silio Itálico (Punic., lib. 3), Floro (lib. 4. cap. ult.), Orosio (Zió. 6. cap. 21), San Isidoro (Orig. lib. 9. cap. 2.), don Juan Moles Margarit, obispo de Girona (1), y por eso conocido con el nombre de Gerundense (Paralipomenon Hispanice, lib. II. cap. de Galatis.), y otros autores gravísimos, áun los cántabros, digo, se humanaron mucho en las costumbres; de lo cual tenemos en Estrabon un testimonio muy ilustre, que pondré á la letra. Este es (dice) (lib. 3.) el mzodo de ricir de aquellos montañeses que terminan el lado setezztrional de España, de los gallegos, digo, asturianos y cántazbros, hasta los cascones y montes Pirineos, pues todos rirezz de un mismo modo (y de aquí infiero yo que tambien tenian una sola lengua); pero como yo huyo de fastidiar con un género de escritura desagradable, no gusto de poner muchos nombres: si ya no es que alguno guste de oir los Pletauros, Bardietas y Alotrigas, y otros nombres peores y más desconocidos que éstos. Pero la inhumanidad y fiereza de costazmbres, no tanto les proriene de la guerra, como de tener morada alejada de otros: porque los viajes hácia ellos son largos por tierra y mar. Con lo cual ha sucedido que no comerciando, han perdido la sociedad y humanidad. Bien que hoy ya padecen ménos ese defeto por causa de la paz, y por los viajes que los romanos hacen hácia ellos. Aquellos, á quienes toca ménos parte de esto, son más intratables y más in

(1) D. Juan Moles Margarit, obispo de Gerona, natural de esta ciudad, cardenal bajo del pontificado de Sixto IV. Murió en Roma en 1484.

humanos: vicio que no es mucho que suceda, añadiéndose á algunos la incomodidad de vivir en lugares muy montuosos. Pero ya, como dije, todas las guerras se acabaron. Porque César Augusto sugetó á los cántabros, que son los que hoy egercitan más los pillajes, y tambien á sus cecinos (nótese esto): y los que ántes talaban los campos de los aliados de los romanos, ahora llecan las armas en defensa de los mismos romanos, como los coniacos y los que moran junto á las fuentes de donde tiene su orígen el rio Ebro, exceptuando los tuisios (habla Estrabon de los que militaban por el pueblo romano). Y Tiberio, que sucedió á Augusto, habiendo puesto en aquellos lugares tres cohortes, las cuales Augusto habia destinado para eso, no solo los apaciguó, sino que á algunos de ellos los hizo tratables. Hasta aquí Estrabon. Y cierto que los cántabros se hicieron tan tratables, que con mucha razon pudo preguntar el satírico, ¿que de dónde les venía el ser filósofos estóicos? Tan aplicados estaban á la cultura de las ciencias, y singularmente de la filosofía moral, que es la reina de todas las humanas. Dice así Juvenal (Sat. 15. v. 108):

. . . . . Sed Cantaber ¿unde
Stoicus, antiqui praesertim aetate Maetelli?
Nunc totus Grajas, nostrasque habet Orbis
Athenas (1).

Como si dijera que los cántabros en tiempo de Quinto Cecilio Metelo, que por haber vencido la Macedonia se llamó macedónico, y vino á España á la guerra de Sertorio, á quien no pudo vencer; los cántabros, digo, que en aquel tiempo era una gente inculta é intratable, se civilizaron despues de tal manera, que se aplicaban á las letras, y es

(1) «Pero ¿cómo habia de ser estóico el cántabro, sobre todo en tiempo de Metelo el Antiguo? Ahora toda la tierra, y hasta Roma, es tambien griega.»

pecialmente á la filosofía estóica. Lo cual no es mucho, pues en tiempo de Juvenal todo el mundo hablaba en latin ó en griego. Llamó Juvenal antiguo á este Metelo para distinguirle de Quinto Metelo, por renombre Pio, el cual triunfó de España, juntamente con Neyo Pompeyo el Grande, año de la fundacion de Roma DCLXXXIII. Y este Metelo Pio es aquel que llevó á Roma varios poetas cordobeses, de quienes dijo Ciceron (Orat. pro Archia.) que le sonaban bronca y extrañamente (1). 36 Bien sé que algunos han querido negar haber sugetado los romanos toda la Cantabria. Pero eso es no querer dar crédito á los autores coetáneos de suma autoridad, que repetidas veces lo afirmaron, y á los historiadores inmediatos que refirieron lo mismo, sin haber uno siquiera de los escritores antiguos que lo haya contradicho, ni haberlo dudado alguno en quince siglos. Algunos de los que lo afirmaron fueron españoles, que como hombres eruditos debian saber lo que pasó. 37 Lucio Floro, abreviador de Tito Livio, príncipe de los historiadores romanos y coetáneo de Augusto, en el libro XLVIII de su Epitome, dice que el cónsul Lucio Lúculo, á quien sucedió Marcelo, apaciguó todos los pueblos de la Celtiberia y sugetó á los vacceos, cántabros y otras naciones hasta entónces desconocidas en España, esto es, por los romanos. Este primer vencimiento sucedió año DCIII de la

(1) Ciceron dice así hablando de Metelo: qui praesertim, usque eo de suis rebus scribi cuperet, ut etiam Corduba natis poetis, pingue quidam sonantibus atque peregrinum, tamen aures suas dederat: «el cual deseó tanto que se escribiesen sus hazañas, que hasta llegó á dar oidos á poetas naturales de Córdoba que pronunciaban con cierto acento pesado y extranjero.» En la coleccion de Autores latinos de los Escolapios hay una nota á estas palabras, que no deja de ser curiosa. Despues de explicar la significacion de pingue, concluye: «por lo demas, sabido es el aprecio que se merecieron los poetas españoles, áun en aquellos tiempos.»

fundacion de Roma. Eusebio Cesariense, que floreció en tiempo del emperador Constantino y de su hijo Constancio en el año III de la olimpiada CLIX, que corresponde al año DCXII de la fundacion de Roma, refiere que Décimo Junio Bruto (el que ganó el renombre de Gallego) sugetó la Iberia hasta el Océano. Lo mismo dice San Isidoro (In Chron. emendato á Garcia de Loaisa, pág. 47). Josef Escaligero (1) advirtió que este vencimiento de Bruto debe referirse al consulado de Publio Furio Filon y de Sexto Atilio Serrano, que corresponde al año DCXVIII de la fundacion de Roma. 38 Sexto Rufo, en el Breviario de las hazañas del pueblo romano (2) que dirigió al emperador Valentiniano, dijo hablando en general: nos apoderamos de las Españas por medio de Décimo Bruto, y llegamos hasta Cádiz y hasta el Océano. Lucio Floro, español, habló (lib. 4. cap. ult.) con mayor expresion, porque despues de haber dicho que Lúculo venció á los Túrdulos y Vacceos, añade que Décímo Bruto se extendió algo más, venciendo á los celtas y á los lusitanos y á todos los pueblos de Galicia. Y es de advertir que la Cantabria entónces era parte de Galicia, segun el gravísimo testimonio de Orosio, español (lib. 6. cap. 21.), ilustrísimo discípulo de las dos grandes lumbreras de la Iglesia, San Agustin y San Gerónimo.

(1) José Escaligero nació en Agen en 1540 y murió en 1609. Fué superior á su padre Julio César en filología, y famoso tambien como cronologista é historiador. Ademas de sus comentarios á Varron, Verrio, Flaco, Festo, Catulo, etc., escribió: Opus de emendatione temporum, Thesaurus temporum complectens Eusebii Pamphili chronicom, Cartas latinas, Poemas latinos, y tradujo en versos griegos algunos epigramas de Marcial, en yambos latinos La Casandra de Lycophron, y en latin antiguo los Himnos de Orfeo.

(2) Sexto Rufo, historiador latino, que vivia hácia el año 370 de J. C., escribió De historia romana libellus, y De regionibus urbis Romo, 39 El mismo Eusebio Cesariense (1) en el año IV de la olimpiada CLXXVI, que corresponde al año DCLXXXI de la fundacion de Roma, siendo cónsules Marco Terencio Warron y Cayo Casio Longino, dice que Neyo Pompeyo (siendo procónsul de España (Val. Mac. lib. 6. cap. 15) con igual potestad que Metelo Pio) sugetó á toda España. Por eso triunfó dia último de Diciembre, siendo cónsules Neyo Aufidio Orestes y Publio Lentulo Sura, año DCLXXXIII de la fundacion de Roma. 40 Que perseveraron los cántabros debajo del imperio del pueblo romano, se infiere de lo que escribe Julio César en el libro I de la Guerra civil, que Lucio Afranio (uno de los parciales de Neyo Pompeyo, que tenía debajo de su mando la España Citerior) mandó á los celtíberos, á los cántabros y á todos los bárbaros que estaban hácia el Océano (los romanos, y ántes que ellos los griegos llamaban bárbaros á los que hablaban otra lengua que la suya), que le diesen soldados de caballería y socorros, como en efeto se los dieron. Pero poco despues, con ocasion de las mismas guerras civiles, parece que los cántabros procuraron sacudir de sí el yugo romano, como lo dió á entender Horacio Carm. lib. II. Oda 6., dirigida á Tito Septimio, con quien hacia cuenta de venir á España:

(1) Eusebio, obispo de Cesárea en Palestina, nació el año 270, fué particularmente estimado del emperador Constantino, y aunque algo inclinado al arrianismo, uno de los hombres más sabios de la antigüedad. Escribió la Historia eclesiástica en diez libros, desde J. C. hasta la derrota de Licinio, Coleccion de historiadores eclesiásticos griegos, Preparacion y demostracion evangélicas, Vida y panegírico del emperador Constantino, Apología de Orígenes, y una Crónica desde el principio del mundo hasta el año vigésimo del reinado de Constantino. Todas estas obras fueron escritas en griego, pero la última sólo se conserva en una traduccion latina.

« AnteriorContinuar »