Imágenes de página
PDF
ePub

130 galeras de las mejores, y que se llamasen 25 mil bogadores de Na'olia, los 20 mil para ellas, y los 5 mil para bastardas, y hiciesen 65 mil cántaras de bizcocho para su victu de seis meses y gran cuantidad en diversos lugares para los soldados. Habíanse escrito 20 sanjaquesbey para traer en larmada 5 mil genízaros de la Puerta y gran número de spais, que se aguardaban del Cairo, y el resto de la infantería seria de Grecia; diez naves gruesas y diez mahonas, las cuales se han tirado en tierra para alargarles las popas, y poder cargar y descargar la artillería gruesa con las cajas sin impedimento, y se esperaba que vernán muchos mas navios con la dicha armada, porque estos no bastan para tanta gente. Habia tres dias que hacían levantar los calafates tres y cuatro horas antes de amanecer para labrar en el tarcenal. Unos decian que estará á punto para los últimos de marzo, y otros para abril; pero en todo se vé que se usa de solicitud y diligencia.

POR Las De 12.

Que despues de haberse deliberado allí de enviar armada fuera al tiempo nuevo de la manera que ha escrito, se continuaba en los aparatos y labraba con toda furia en el tarcenal de dia y la noche. Y de cuatro galeotas que llegaron de Argel se supo particularmente la presa de Velez y la Roqueta por la armada de S. M.; y el hijo de Barbaroja temiendo de Argel, las envió para pedir ayuda al turco, al cual indignó y airó mucho. Esta nueva confirma lo de los remeros y órden que se ha de tener entre el capitan dela mar y Dragut sobre lo de larmada; y dice que sin ninguna falta saldrá muy pujante, y para Malta conforme á la primera determinacion. Y se ha mandado á todos los cosarios que se hallen en Lopnnto á punto para el tiempo nuevo atal que sé junten con ella so pena al que faltare le ahorcarán y quemarán los navios. Y se apercibían bizcochos en Coron , Modon y otras partes marítimas de la Grecia. Advierte que no obstante esto se guarde la Goleta y tierras de presidios. Giachiai fsicj raez capitan de las cuatro dichas galeotas, ha besado las manos al turco, y presentádole de parte del dicho hijo de Barbaroja un paño de oro, seda y lana de valor de ocho mil ducados. Cuando se diere la orden que ha de tener larmada procurará á fuerza de dinero de haber la copia, y la enviará con correo á posta. Que de allí no saldrán sino 120 galeras; pero estas sin las 20 del archipiélago, diez mahonas y galeazas , diez naves gruesas y diez caramuzalines con vituallas, y se embarcarian 4 mil genízaros en aquella ciudad, dos mil en Suria y 17 sanjaquesbey, que cada uno terná por lo menos 300 hombres. Dragut ha prometido veinte y cinco bajeles entre galeras y galeotas, y veinte el hijo de Barbaroja, y se habia enviado una galeota á prevenirlos, y dado licencia para que los que pudieren armar fuera del Estrecho, armen. Aguardábase el presente del emperador, y entónces se trabajaria por la libertad de los prisioneros del mar Negro. Que los pláticos de las cosas de la mar que allí sirven á S. M., dicen que seria acertado que cincuenta galeras bien armadas hiciesen al principio de abril una correría hasta Ncgroponte, porque estarian las del turco esparcidas y sin gente, y fácilmente harian al^un buen efecto. Que la galera que habia de irá llevar el bailío de venecianos á Candía era partida, y advertiria á la vuelta en las escalas de Ncgroponte que se aparejasen bizcochos para larmada.

Curta original de D. García de Toledo á el Sr. Francisco de Eraso, fecha en Ñapoles á 9 de enero de 1565. Medios mas ventajosos de remitirle el dinero para los gastos de la armada—Se refiere á lo que tiene escrito sobre lo del Peñon — D. Fadrique de Carvajal está para morir—Conveniencia de suprimir su destino y de poner las galeras que mandaba como las de España. (Archivo general de Simancas. Negociado de Estado, legajo nüm. 1054J

Ili-e. Señor.

Las cartas de S. M. y de v. m. de último de noviembre, en respuesta de la que escribí de Port Vendre, rescibí ayer aquí estando ya despachado para partir; y á la de S. M. respondo lo que v. m. verá. Y pues se habrán visto ya otros despachos mios en que he dado cuenta á S. M. de todo lo pasado, y la he dado tambien agora de lo que de nuevo me ocurre sobre lo de la armada del turco, terne poco mas que decir en esta postrera, por ser como digo, respuesta de otras mías.

Eu lo que toca á los cien mil escudos que han de venir quitando las partidas que v. m. dice que es menor inconveniente padescer acá algun interese esperándolos, que rescebille allá de diez por ciento, me conformo yo en la misma opinion, y procuraré de entrar el daño de acá lo mas que se pudiere, y de parescerme á v. m. en el partir del cabello en beneficio del Rey. En estos despachos que agora envío, queriendo S. M. hacer la provision de los ciento y cincuenta mill ducados que demandó para repararme contra la armada del turco, tambien seria de opinion que veniese este dinero en plata con las galeras de Marco y de D. Alvaro hasta Córcega; y trayendo tanta suma seria bien que al tornar á Cataluña, pase por Génova y dejasen allí el dinero que trujiesen para hacer dél á la necesidad lo que tengo escrito, que estando tan lejos para las demandas y respuestas, conviene que se anticipe cualquier determinacion que se haya de hacer del mandarme que ejecute. Si allá paresciese bien lo que escribo, v. m. procure que se ejecute luego, y si parescerá otra cosa , mándeseme con tiempo para que pueda prevenir y enderezar aquello que converná para ejecutallos. Lo de Córcega he holgado mucho que haya seguido el efecto conforme á la órden que se dejó para ello, y espero en Dios que todo ha de ser así de aquí adelante; pero no nos avecemos á que naveguen galeras en invierno porque es la ruina de todo. En lo que toca al Piñon escribo largo á S. M., como v. m. verá, y por esto no lo tornaré á decir. Aquí tengo tanta ansia de que esas costas reposen, que cualquier nonada que se atraviese á empedillo daré de buena gana conmigo por allá, si lo de acá lo sufriere. Y he holgado infinito que D. Alvaro haya ido á lo del rio de Tituan, porque cierto importaba mucho. Todas las cuentas que v. m. desea se le enviarán dende Secilia, como tengo escrito por otra, y como se ha formado nueva armada y nuevos oficiales, y tambien ha sido forzoso dar nuevas órdenes; y no haberse podido hacer esto en poco tiempo, ha sido mas trabajo este año de lo que habrá de aquí adelante, que estarán ya enhiladas las cuentas, y los oficiales mas pláticos para sacallas y mas advertidos en fenecellas con los capitanes particulares, y tambien estarán mas desocupados de lo que este verano han estado, para que v. m. tenga de aquí adelante con tiempo la luz que conviene para entender la particularidad del gasto que se hiciere. Don Fadrique de Caravajal, como escribo á S. M., está muy malo, y dicen los médicos que no pasará de mañana, l'aréseeme que estando yo en aquel reino que se puede excusar la provision de este cargo si vaca, y poner estas galeras como están las de España, y ahorrando el sueldo de D. Fadrique habrá mas con que sustentallas. Y en lo del asiento que agora tienen, ó en el ponellas como las de España, veré con la experiencia cual es mas aventajoso para el provecho de la Hacienda. V. m. se acuerde que cuando en Consejo tratamos de mi cargo acordamos todos que las galeras de Nápo- les y Secilia convenia tambien que estuviesen en bajo dél para que el dinero de las unas ayudase á las otras, y para que pasando todo por una mano se hiciese con mas ventaja; y juro á nuestro Señor que esto que conviene así á S. M. y al bien de su Hacienda, aunque se diese á D. Sancho alguna encomienda con que holgase de pasar por ello. Si á v. m. le parescicre tornallo agora acordar, bien, y sino déjelo que no querria que pensasen allá que quiero yo abrazar el cielo y las estrellas; y las galeras deste reino podrian andar tambien en órden como agora andan, y ahorrar ocho mill escudos al año de dinero muy mal gastado, que como he estado aquí algunos dias lo he visto mas particularmente, y la culpa desto tienen los proveedores y gastadores del dinero; y si v. m. quiere tocallo con la mano, yo le enviaré la cuenta de11o, y verá cuanto difiere del que yo hago con las que tengo á cargo. Pero queriendo S. M. proveer las de Secilia y no dando las á personas que entiendan lo de la mar mejor que el conde de Altamira, rescebiré merced que se tenga cuenta con él,

« AnteriorContinuar »