Imágenes de página
PDF
ePub

de enviar las jarcias que son menester para ellas. En esto mande V. S. que se tenga el cuidado y priesa que aquí hay para que se acaben. Guarde nuestro S^ñor la llma, persona de V. S. y estado acresciente. En Barcelona 12 de hebrero 1565. Su Majestad me ha mandado que haga hacer otros dos buques mas, que serán ocho. De puño propio. Servidor de V. llma.—El principe y duque. Sobre.—Al llmo. señor mi señor D. García de Toledo, general del mar Mediterráneo. Carta original del duque de Medinaceli á D. García de Toledo. De Melazo 12 de hebrero de 1565. Le dice porqué ha mandado hacer en Mesina la mayor parte del bizcocho que le encargó. (Archivo del Excmo. Sr. duque de Medinasidonia.) Muy llle, señor.—Yo hice el camino que scribí á V. S.* Llegado á Naso, tierra del señor duque de Montalto mi yerno, donde estaba la duquesa mi muger, hallé que estaba mal dispuesta de unas tercianas, donde me paresció detenerme hasta ver en lo que paraba; y habiéndose determinado en cuartana, que, aunque sea de trabajo, por no ser de peligro, me vine aquí. Aguardaré á V. S.a hasta que el tiempo se torne á gastar, de manera que parezca mas dilacion de h que conviene para mi partida. Espero en Dios que será ántes su venida y muy á su satisfaccion. Casi en apeándome recibí la de V. S.a de 3 del presente, y la diligencia que en esto se ha hecho es la que V. S.a verá por la copia de la letra que á los maestros racionales que quedaron en Mesina se scribe. De mano en mano se irá dando aviso á V. S.a de lo que se hiciere, aunque pienso que no le hallarán las cartas en Ñápoles, digo en el puerto de Baya, donde me scribe que quedaban las galeras, pues acá lo sabrá de palabra si le erráren las cartas. La causa por qué ordeno que la mayor cantidad de bizcocho se haga en Mesina, verá V. S.' por la que scribo á los maestros racionales, aunque allí sea mas caro el grano. Quisiera que V. S.a avisára para el tiempo que querria que estuviese hecho, porque conforme á esto se pudiese repartir la fábrica dél. En Zaragoza creo se podrá hacer poco, donde seria á propósito hacerse buena parte, así por si el nublado da en Malta, como por si quieren algo en aquella ciudad, que á lo que entiendo no me paresce disparate pensallo, porque seria parte de municion de la mucha que le falta por ordinario, á causa de su gran pobreza; pero si esto fuese, no seria á propósito para las galeras. V. S.a avise, si tardáre, de todo lo que quiere, que aunque vaya delante el servicio de S. M. como es razon, por solo el de V. S.' pondré yo cuero y correas en esto el tiempo que estuviese aquí, y partido dejaré la órden que conviniere. Y acuérdese de tener mucha cuenta con Zaragoza, como con su prudencia lo considerará mejor y preverná á cualquiera cosa que pueda subceder. Suplico á V. S.* que si esta le toma en esas partes de Nápoles que me haga á mí tanta merced, que haciendo tiempo, que no se detenga, porque, por lo que sé que conviene al servicio de S. M., deseo en extremo su breve venida, y por lo que me cumple acudir á los Tomo XXIX. 4 negocios de mi casa y pagamentos con brevedad, de manera que si mas dilatase partirme, rescibiria gran daño. Guarde nuestro Señor la muy Ule. persona de Y. S.a y stado acreciente como desea. De Melazo á 12 de hebrero 1565. (De su puño.J

Servidor de V. S.* muy Ule.—Don Juan de la Cerda. Sobre.—Al muy Ule. señor el Sr. D. García de Toledo, visorey y capitan general por S. M. de Sicilia y del mar Mediterráneo. Dentro de esta carta hay un papel de letra coetánea que dice lo siguiente:Anoche recibí una carta de D. Alonso de la Cueva de 9 de enero, y lo que me escribe para poder avisar solo es, que el dia antes llegaron allí unos moros de Tunez que venían de Susa, donde decían que dejaron Alí arraez con 12 galeotas que vino á despalmar para pasar en tierra de cristianos á buscar trigo. Carta original del gran maestre de Sanl Juan á S. 3/., fecha en Malla á 17 de hebrero de 1565.

iUüpoBdida i 14 de mayo de I3G5.

Apréstase el turco para la empresa de Malta—Disposiciones del gran maestre para resistirle—Saca de trigo para la provision de aquella isla.

('Archivo general de Simancas.Estado, legajo núm. i 129.)

S. M. C.

Paréceme que la persuasion de los que gobiernan á Argel, y á Tripol y otros fines, que ya en mis precedentes he avisado á V. M. algunas veces, ha hecho tomar al turco resolucion de enviar este verano su armada á hacer la empresa de esta religion é isla con el mayor aparato y propósito que ha hecho jamás cosa, sobre que con hombre aposta me ha enviado una espía que tengo en Constantinopla los introclusos avisos que los recibí ayer, los cuales siendo ciertos, como lo son, que este mi conocido es persona de quien he sido siempre muy fielmente avisado y tiene harta cabida con los turcos, ninguna duda hago, sino que nos vernán á ver esta primavera, y que harán todo el esfuerzo á ellos posible para salir con su intento y apoderarse de estos puertos y tenellos por escala para introducirse por aquí en Italia; sobre lo cual siguiendo la diligencia y deseo que siempre he tenido de hallarme apercebido, he dado todo el orden que humanamente se puede, para que con tiempo tengamos aquí abundancia de las cosas mas necesarias, y para esto no habrá ninguna que se pueda que no se emplée, y juntamente en defensa nuestra y de este lugar nuestras personas, hasta pasar por la mesma muerte. Pero considerada y ponderada, Sacra Majestad, la potencia del enemigo con la de esta religion, con que se junta tambien que por la malinidad de los tiempos ha padecido y padece tanto detrimento el patrimonio de esta órden, que con mucha dificultad podemos sostentar el gasto ordinario, si de V. M. no somos amparados y socorridos, poca esperanza por cierto podríamos tener de nuestra salvacion; y aunque seria mucha pérdida la de este lugar, lo que de aquí podria resultar es de gran consideracion. Pero será servido nuestro Señor Dios de no desmampararnos, con cuya ayuda espero todavía, que si verná aquí, hallará tantas dificultades en su intento que podria ser se arrepienta de habello emprendido. Y para que con mas sosiego yo pueda hallarme, porque el pueblo aquí es mucho y al tiempo que podrá venir la armada los frutos de esta isla no podrán ser recogidos, tengo necesidad, así para esto, como para la gente de guerra, que demás del ordinario verná aquí, de hallarme con abunduncia de pan, y no pudiendo provecharnos de otra parte que de Sicilia, suplico á V. M. nos haga merced de concedernos trata de hasta seis mil salmas de trigo francas. Para en caso que por respecto de la armada la hayamos tomado demás de nuestro ordinario, que, caso que la armada no venga, se nos podrá desfaltar de la que habríamos de tomar el año que viene. Asimesmo suplico á V. M. mande á sus ministros de Ñápoles y Sicilia que por nuestros dineros nos dejen sacar las cosas que para esto habremos menester y que nos favorezcan y ayuden en lo que pudieren. Tras esto si se juntára la armada de V. M. en Mesina, como conviene, y se hace esfuerzo que sean las mas galeras que se pueda, y bien armadas de gente de guerra, demás que me persuado cierto cualquier desino que traiga en con

« AnteriorContinuar »