Galeria de españoles célebres contemporáneos; ó, Biografías y retratos de todos los personages distinguidos ... en las ciencias, en la política [&c.] publ por N. P. Diaz y F. de Cardenas, Volúmenes 7-9

Portada
Nicomdes Pastor Diaz Corbella
1845
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 33 - Vamos claros, dije yo para mí, ¿dónde está el cementerio?, ¿fuera o dentro? Un vértigo espantoso se apoderó de mí, y comencé a ver claro. El cementerio está dentro de Madrid. Madrid es el cementerio. Pero vasto cementerio, donde cada casa es el nicho de una familia, cada calle el sepulcro de un acontecimiento, cada corazón la urna cineraria de una esperanza o de un deseo.
Página 29 - Alzase, y asombrada, La trenza al aire por los hombros suelta, Vaga en su busca sin mirar por donde. De su prole angustiada Que sus pasos detiene y la rodea No oye la voz querida, Ni ve la luz febea, Que en un mar de tinieblas sumergida Sin él se juzga, y desamada y sola.
Página 37 - Olía a muerte próxima. Los perros ladraban con aquel aullido prolongado, intérprete de su instinto agorero; el gran coloso, la inmensa capital, toda ella se removía...
Página 34 - ¿Vais a ver a vuestros padres ya vuestros abuelos, cuando vosotros sois los muertos? Ellos viven, porque ellos tienen paz; ellos tienen libertad, la única posible sobre la tierra, la que da la muerte ; ellos no pagan contribuciones que no tienen ; ellos no serán alistados ni movilizados ; ellos no son presos ni denunciados ; ellos, en fin, no gimen bajo la jurisdicción del celador del cuartel ; ellos son los únicos que gozan de la libertad de imprenta, porque ellos hablan al mundo. Hablan en...
Página 37 - Una nube sombría lo envolvió todo. Era la noche. El frío de la noche helaba mis venas. Quise salir violentamente del horrible cementerio. Quise refugiarme en mi propio corazón, lleno no ha mucho de vida, de ilusiones, de deseos. ¡Santo cielo! También otro cementerio. Mi corazón no es más que otro sepulcro. ¿Qué dice? Leamos. ¿Quién ha muerto en él? ¡Espantoso letrero!
Página 243 - ... un fin moral, fijo y determinado; en tanto que el romántico mira este último punto como accesorio ; pues pretendiendo únicamente la formación y retrato de caracteres individuales , la moralidad...
Página 232 - Racines, se creían dignos de obtener la magistratura del Parnaso por la única y sola razón de que en nombre de Aristóteles y Boileau, cuyas obras acaso jamás leyeron, se atrevían a detestar de los dramas de Lope y Calderón. Esta plaga de críticos, justamente llamados galicistas, menospreciando la originalidad característica, la rica y armoniosa lengua y la sublime poesía de nuestros antiguos poetas, infestó el...
Página 34 - Aquí yace el trono; nació en el reinado de Isabel la Católica, murió en La Granja de un aire colado». En el basamento se veían cetro y corona y demás ornamentos de la dignidad real. La Legitimidad, figura colosal de mármol negro, lloraba encima. Los muchachos se habían divertido en tirarle piedras, y la figura maltratada llevaba sobre sí las muestras de la ingratitud. ¿Y este mausoleo a la izquierda? La armería. Leamos: Aquí yace el valor castellano, con todos sus pertrechos. RIP Los...
Página 33 - ... parecía vibrar más lúgubre que ningún año, como si presagiase su propia muerte. Ellas también, las campanas, han alcanzado su última hora, y sus tristes acentos son el estertor del moribundo; ellas también van a morir a manos de la libertad, que todo lo vivifica, y ellas serán las únicas en España, ¡santo Dios!, que morirán colgadas. |Y hay justicia divina!
Página 32 - Cuando inutil el arte Cedió y confuso , y le cubrió funesta Sombra de muerte en torno. El arco duro Armó la inexorable , al tiro presta , Y por el viento resonando parte La nunca incierta vira. Él, de valor, de alta esperanza lleno, Preciando en nada el mundo que abandona, Reclinado en el seno De la inefable religion, espira. Ya no es mortal : entre los suyos vive : Espléndida corona Le circunda la frente. El premio de sus méritos recibe Ante el solio del Padre omnipotente , De espíritus angélicos...

Información bibliográfica