Imágenes de página
PDF
ePub

los insultaban groseramente y maltrataban de hecho á las esposas de los milicianos nacionales. Un pañuelo, un abanico, una cinta verde ó morada, colores que se tenian por preferidos de los liberales, eran bastantes para merecer la ira popular, y provocar los denuestos, y á veces hasta lanzarse como furias sobre las personas que los llevaban. La cátedra del Espíritu Santo se profanaba con excitaciones á la venganza, y en virtud de ellas eclesiásticos ancianos y venerables, agenos á la política, pero que habian obtenido algun cargo ó recibido algun nombramiento en los tres años, se veian arrebatados de su lecho y sumidos en una prision, donde pasaban años enteros sin que nunca se les dijera la causa.

Otros muy diferentes sentimientos mostraban los franceses. Causadores del mal, pero no imaginando que la reaccion se llevaria á tan feroz estremo; ejecutores de la restauracion, pero creyendo que ésta se contendria en los límites de la templanza, no ocultaban el disgusto, y aun el horror que tales demasías les inspiraban. Donde habia guarnicion francesa, los liberales gozaban de algun respiro, porque sus jefes solian no consentir las prisiones y atropellos; pero se ejecutaban tan pronto como desocupaban el pueblo las armas francesas. ¡Cosa singular! Los españoles mas amantes de la libertad preferian la dominacion de los extranjeros que habian venido á arrebatársela, al yugo de sus propios compatriotas y vecinos. El mismo duque de Angulema no encubrió el desagrado que desde los primeros decretos del rey le inspiraban sus actos de gobierno y su conducta, y en lugar de la intimidad que parecia deber esperarse entre los dos personajes, notóse luego frialdad, y aun desvío de parte del duque hácia Fernando. Ejecutor de los acuerdos de la Santa Alianza, sabia que no eran la , intencion y el propósito de aquellos soberanos que se llevára la tiranía al estremo de la barbárie y de la ferocidad. Conocedor de los sentimientos del rey de Francia su tio, reprobaba como él la política sanguinaria del príncipe español.

En efecto, Luis XVIII., monarca restaurado en su trono como Fernando, no solo le habia dado un ejemplo de moderacion y templanza que imitar, sino que contestando á la carta en que aquél le participó su salida de Cádiz, le daba los más sanos y prudentes consejos de tolerancia y de conciliacion. «Los príncipes

• cristianos, le decia, no deben reinar por medio de

• proscripciones; ellas deshonran las revoluciones, y

• por ellas los subditos perseguidos vuelven pronto ó

• tarde á buscar un abrigo en la autoridad paternal de

• sus soberanos legítimos. Creo, pues, que un decreto

• de amnistía seria tan útil á los intereses de vuestra •Majestad comoá los de su reino.» Y más adelante: «Un despotismo ciego, lejos de aumentar el poder de

• los reyes, lo debilita; porque si su poderío no tiene

• reglas, sino reconoce ley alguna, pronto sucumbe I

»bajo el peso de su propios caprichos; la administra«cion se destruye, la confianza se retira, el crédito se «pierde, y los pueblos, inquietos y atormentados, se »precipitan eu las revoluciones. Los soberanos de »Europa, que se han visto amenazados en su trono »por la insurreccion militar de España, se creeriari • nuevamente en peligro en el caso en que la anarquía »triunfase segunda vez en los estados de V. M.» Verémos como Fernando se dejó llevar más de las pérfidas sugestiones de fanáticos y crueles consejeros y del clamoréo brutal de las feroces turbas, que del buen ejemplo y de los sanos consejos del jefe de la familia de los Borbones. Sigámosle en su viaje de regreso á Madrid.

Trasladado el 2 de octubre á Jeréz, espidió allí otro famoso decreto, prohibiendo que durante su viaje á la córte se hallase á cinco leguas en contorno de su tránsito ningun individuo que en el reinado de la Constitucion hubiese sido diputado á Córtes en las dos legislaturas pasadas, secretario del Despacho, consejero de Estado, vocal del supremo tribunal de Justicia, comandante general, jefe político, oficial de la secretaría del Despacho, jefe ú oficial de la extinguida milicia voluntaria. Y además se les cerraba para siempre la entrada en la córte y sitios reales dentro del radio de quince leguas. Encomendada la ejecucion de este bárbaro decreto á los agentes reaccionarios de las provincias, asusta pensar en el sin número de proscripciones que encerraba W.

Allí mismo confió la direccion de su conciencia y nombró su confesor (4 de octubre) al ministro de Estado y canónigo don Victor Saez, atendidas su insigne virtud, ciencia y prudencia, cuyas prendas* sin duda habia acreditado inspirándole y refrendando los anteriores sanguinarios decretos, y que acabó de confirmar redactando el que se publicó el 6 en Lebrija, y que no se concebiria ni creería, á no verlo estampado, y rubricado por la mano real. Decia así este decreto, calumnioso para los liberales, injurioso para toda la nacion, y provocador de ultrajes y de persecuciones:

cAl contemplar las misericordias del Altísimo por los riesgos de que se ha dignado librarme restituyéndome al seno de mis Beles vasallos, se confunde mi espíritu con el

(1) Sobre esto escribia el mi- para que nos den oidos, y es menistro francés Chateaubriand á nester trabajar para dar al rey Mr. de Talarn: «Mr. de Gabriac un ministerio razonable. Si desme escribe desde Madrid, que el torrase á todos los hombres de decreto del rey relativo á las capacidad por haber hecho loque personas que no deben presentar- el mismo rey hacia en ciertas se delante de su persona tiene épocas, la España volveria á caer consternada á toda la capital, y en la anarquia.»—Y en otra carta en solo Madrid comprende á mas á Mr. de la Ferronnais: «Ya que de seiscientas personas de las no podemos de ninguna manera mas distinguidas familias. Nunca determinar las instituciones que os invitaré lo bastante á que os serian mas acomodadas para badeclareis con energia contra es- cer renacer las prosperidades de tas violencias del señor Saez, que España, podemos á lo menos satrastornarian nuevamente á la ber quiénes son los hombres mas España.» Y en otra carta: «Im- aptos para la administracion. Esporta detener esta marcha cuan- tos hombres son raros; pero en to antes. El mal está en el sefior fin hay algunos, y debemos reunir Saez, segun aseguran en esta, nuestros esfuerzos para hacórseHemos hecho bastantes sacrificios los tomar al rey por ministros y horroroso recuerdo de los sacrilegos crimenes y desacatos que la impiedad osó cometer contra el Supremo Hacedor del universo: los ministros de Cristo han sido perseguidos y sacrificados: el venerable sucesor de San Pedro ha sido ultrajado: los templos del Señor profanados y destruidos: el Santo Evangelio despreciado; en fin, el inestimable legado que Jesucristo nos dejó en la noche de su Cena para asegurarnos su amor y la felicidad eterna, las Hostias Santas han sido pisadas. Mi alma se estremece, y no podrá volver á su tranquilidad hasta que en union con mis hijos, con mis amados vasallos, ofrezcamos á Dios holocaustos de piedad y de compuncion, para que se digne purificar con su divina graciael suelo español de tan impuras manchas, y hasta que le acreditemos nuestro dolor con una conducta verdaderamente cristiana; único medio de conseguir el acierto en el rápido viaje de esta vida mortal. Para que estos dos importantísimos objetos tengan exacto cumplimiento, he resuelto que en todos los pueblos de los vastos dominios que la divina Providencia ha confiado á mi direccion y gobierno, se celebre una solemne funcion de desagravios al Santisimo Sacramento, con asistencia de los tribunales, ayuntamientos y demás cuerpos del Estado, implorando la clemencia del Todopoderoso en favor de toda la nacion, y particularmente de los que se han extraviado del camino de la verdad, y dándole gracias por su inalterable misericordia: que los MM. RR. Arzobispos y Obispos, Vicarios capitulares Sedevacante, Priores de las órdenes militares, y demás que

consejeros. Aunque estos hom- faltas que le han perdido, robres hayan servido durante el deándose de una nuera caraarireinado de las Cortes, no por e30 lia.»—Chateaubriand, Congreso debe privarse su pátria de sus de Verona, temo II. talentos, y recaer el rey en las

« AnteriorContinuar »