Poesías selectas castellanas, Volumen 3

Portada
Gomez Fuentenebro y compañía, 1807
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 262 - Ni rico que no me ofenda. No hay camino que no yerre, Ni juego donde no pierda., Ni amigo que no me engañe, Ni enemigo que no tenga. Agua me falta en el mar, Y la hallo en las tabernas, Que mis contentos y el vino Son aguados donde quiera. Dejo de tomar oficio, Porque sé por cosa cierta Que en siendo yo calcetero, Andarán todos en piernas.
Página 209 - ¿Con qué culpa tan grave, sueño blando y suave, pude en largo destierro merecerte, que se aparte de mí tu olvido manso? Pues no te busco yo por ser descanso sino por muda imagen de la muerte.
Página 173 - La más bella niña de nuestro lugar, hoy viuda y sola y ayer por casar, viendo que sus ojos a la guerra van, a su madre dice que escucha su mal : Dejadme llorar orillas del mar.
Página 245 - Pues que da y quita el decoro y quebranta cualquier fuero, poderoso caballero es don Dinero. Son sus padres principales, y es de nobles descendiente, porque en las venas de Oriente todas las sangres son reales; y pues es quien hace iguales al duque y al ganadero, poderoso caballero es don Dinero.
Página 133 - Adonis bello; ya anudada a su cuello, podrás verla dormida, ya él casi trasladado a nueva vida. Desnuda el brazo, el pecho descubierta, entre templada nieve evaporar contempla un fuego helado, y al esposo, en figura casi muerta, que el silencio le bebe del sueño con sudor solicitado. Dormid, que el Dios alado, de vuestras almas dueño, con el dedo en la boca os guarda el sueño.
Página 245 - Poderoso caballero es don Dinero Madre, yo al oro me humillo; él es mi amante y mi amado, pues, de puro enamorado, de contino anda amarillo; que pues, doblón o sencillo, hace todo cuanto quiero, poderoso caballero es don Dinero.
Página 260 - Dos maravedís de luna alumbraban a la tierra; que, por ser yo el que nacía, no quiso que un cuarto fuera. »Nací tarde, porque el sol tuvo de verme vergüenza, en una noche templada entre clara y entre yema. »Un miércoles con un martes tuvieron grande revuelta, sobre que ninguno quiso que en sus términos naciera.
Página 390 - Libre y ufano cuenta sus amores. Mas ¡ay! que en este estado El cazador cruel, de astucia armado, Escondido le acecha, Y al tierno corazón aguda flecha Tira con mano esquiva Y envuelto en sangre, en tierra lo derriba.
Página 156 - Los últimos nudos daba cuando el cielo la socorre de un villano en una yegua que iba penetrando el bosque. Enfrénanle de la bella las tristes piadosas voces, que los firmes troncos mueven y las sordas piedras oyen.
Página 260 - Nací debajo de Libra, tan inclinado a las pesas, que todo mi amor le fundo en las madres vendederas. »Dióme el León su cuartana, dióme el Escorpión su lengua, Virgo, el deseo de hallarle, y el Carnero su paciencia.

Información bibliográfica