Imágenes de página
PDF

más que siguieron el partido de su legitimo Rey, tuvieron grandes pérdidas en sus haciendas, porque prevaleciendo D. Enrique II contra su dicho hermano D. Pedro y muerto éste en la batalla deMontiel, se les confiscaron los bienes á todos los que le habian seguido, cuya desgracia tocó á Juan Mancebo de Coca, Nuño Fernandez de Villavicencio, Juan Ruiz de Torres, Alfonso Martinez de Truji11o, Fernan Ruiz Cabeza de Vaca y otros muchos caballeros, que no hallándose seguros en Jerez, se acogieron unos á Granada, cuyo Rey les admitió y distinguió mucho, porque siempre conservó buena amistad con el Rey D. Pedro; otros á Castilla, y otros á Asturias y Galicia, donde permanecieron hasta el año de 1378, en que ajustando paces dicho Rey con el de Castilla, pudo conseguir de éste que perdonase á los hijos de los caballeros refugiados en aquel y demás reinos.

El D. Juan Mancebo Coca fué á radicarse en el lugar de Prendes, próximo á Gijon, en Oviedo, en donde fundó casa solariega y de armería. Debemos, pues, inferir que tomaría el cognomento de Prendes, siguiendo la costumbre de los principales linajes de estos reinos, los cuales adoptaban sus sobrenombres por los pueblos de su naturaleza, por ser Señores de ellos, y algunos por haberse hallado en sus conquistas, segun vemos en los Córdobas, Toledos, Cáceres, etc.

D. Alvaro Coca de Prendes, legitimo descendiente de la casa solar de Gijon, tuvo de su esposa doña Aldonza Valdés y Pedrajas un hijo llamado D. Alvaro Coca de Prendes, el cual asistió á la defensa de la villa deLlanes y su fortaleza con D. Fernan. Duque de Estrada, habiéndose granjeado el aprecio de su soberano por la relacion tan honrosa que de él hicieron despues de tan celebrada jornada. Fué sucesor de este D Fernando de Prendes, que fué padre de D. Juan de Prendes, y D. Alvaro de Prendes; el D. Juan sirvió hasta los tiempos de D. Felipe II con el empleo de Capitan en la armada contra Inglaterra, y despues pasó á las Indias donde falleció; el Don Alvaro sucedió á su hermano en los bienes que heredó de sus padres, que eran de gran cuantia y casó con doña Laura Valdés Llano, sobrina de D. Fernando Valdés, Arzobispo de Sevilla é Inquisidor General. D. Diego de Prendes pasó á radicarse en Andalucía é hizo su asiento en Jerez de la Frontera: casó con doña María de Aguilar, hija de D. Antonio de Aguilar y de la Cueva, Alferez mayor de Écija, de la cual tuvo sucesion, formándose de este modo la rama de Prendes de Andalucía. Tambien hay rama de este noble linaje en las Américas, siendo D. Luis Prendes y Gonzalez, residente en la Habana, uno de los legítimos descendientes de la primitiva línea del solar de Gijon, pues dicho señor es natural del lugar citado de Prendes, como hemos nombrado al principio. Otros muchos caballeros que han ilustrado este apellido con sus hazañas y gloriosos hechos, pudiéramos citar, pero quedándonos ya muy limitado campo para dar cabida á otros apellidos, que hemos prometido tratar en este 8.° y ultimo tomo, nos ceñiremos á decir que.la casa de Prendes ha sido y es una de las mas antiguas y de mas limpia alcurnia de España, habiendo en todas épocas desempeñado sus hijos los cargos y empleos mas honoríficos de la república, gozando del aprecio general y ostentando con orgullo su blason de armas, que se organiza de un escudo partido: á la derecha en campo azur una cruz de plata simbolizandola fé y el ardor religioso conque pelearon contra los moros; y borduragules con ocho sotueres ó aspas de oro, por la batalla de Daeza; y á la siniestra en campo de oro tres bandas gules.

BENGIFO.

I!. Juan Francisco de Hita, Cronista Rey de armas de la Magestad del Señor D Felipe IV en su libro quinto de Blasones, al fólio 10 vuelto dice: Los de este linaje de Rengifo son muy nobles y antiguos caballeros Hijos-dalgo. Son sus armas un escudo el campo de oro y en él un leon rampantedebleu, coronado y armado de sable y lampasado de gules; orla asimismo de oro, dividida del campo por un perfil sable y en ella ocho aspas tambien de bleu. En la ciudad de Ávila hay muy antiguos y ricos caballeros de este apellido, y hay tradicion que estos despues de la perdida de España tornaron á reedificar á Ávila. Algunos traen la orla de plata y las aspas de bleu. Al fólio 6l dice: Los de este linaje de Rengifo son muy antiguos y buenos Hijos-dalgo. Son naturales de la ciudad de Avila, de la que han sido muy ilustres caballeros, que con sus grandes servicios han ilustrado las Ordenes militares y su patria. Son sus armas un escudo, el campo de plata y en él un leon rampante de bleu y lampasado de gules, y orla de oro y en ella ocho sotueres de bleu. Estos caballeros tienen su enterramiento en San Francisco, estramuros de dicha ciudad de Avila.

Arrasada Avila por el Modhafer en el Otoño del año 1007, no se ostentaron ya sus muros hasta que el Rey D. Alonso VI, cuando estableció paz con los Sarracenos, encargó á su yerno el Conde D. Ramon, marido de doña Urraca, su restauracion, fortificacion y gobierno, y concedió privilegios ásus pobladores. Esto se verificó desde el año 1088 hasta 1099, en que confió el Conde el gobierno de la ciudad naciente á Gimen Blazquez y Alvaro Álvarez, mandándoles entregar la gente de armas á los acreditados adalides Sancho de Estrada y Juan Martinez de Abrojo. Hizo el Conde el repartimiento de tierras, concediendo á Fernan Lopez, á Fortun Blazquez y á Sancho Sanchez Zurraquin, que considerablemente contribuyeron á la repoblacion, á cada uno 50 yugadas de 6 obradas de tierra, y 3 de prado, que hacen 300 obradas de tierra labrantía y 150 de prados.

De este Fortun Blazquez provienen todos los de este linaje, como el que se halló en la conquista de Sevilla» que espresa el Conde de la Roca en su Sevilla restaurada, fólio 23 y copla 233, que dice:

Villavicencio, Cepeda,
Rengifo, Robles, Villegas,
Aguayo, Argotc, Venegas.
Sanabria, Pizarro y Rueda.

Como Gil Vazquez Rengifo, caballero del Orden de Santiago, Coronel del Emperador D. Carlos V y su Embajador á los Obispos y Ciudadanos de Castilla, en el alboroto de las Comunidades, y otro Gil Vazquez Bengifo, su descendiente. Juan Vazquez Rengifo, Señor de Almarza, Juan Diaz Rengifo, autor del arte poético español; y eu la guerra D. Antonio Rengifo y D. Francisco Rengifo, naturales de Ávila.

Corrobora esto mismo D. Juan Florez Ocariz en sus genealogías de Nueva Granada, y añade que doña Leonor Herrera Rengifo fué hermana del licenciado Bernabé de Herrera Rengifo, Abogado de la Real Cnancillería de la ciudad de los Reyes del Perú, del padre Diego de Herrera, de la Compañía de Jesus, Religioso de ejemplar vida, de doña Catalina de Herrera Rengifo, y deD. Pedro de Herrera Rengifo, hijos todos legítimos del Capitan Don Diego de Herrera Ribera, natural de la Ciudad de Sevilla, que pasó de España á la Gobernacion de Popayan por el año de 1538, y de su mujer doña María de Rengifo, hijodalgo, natural de Salamanca de Avila.

Hállase por testamento del año 1593 que el Capitan D. Vicente Tamayo fué vecino de la ciudad de Ancerma y natural de la villa de Alba de Tormes, en Castilla la Vieja, y casado tiempo de treinta y dos años con doña María Rengifo. padres de Juan Rengifo de Tamayo, Onofre, Pedro, Melchor y Mariana Rengifo de Tamayo. Y por otro testamento del año 1633 se halla que D. Juan Rengifo de Tamayo, Encomendero en el distrito deAucerma, su patria de Tusa y Guatica, fué casado 46 años con doña Mariana de la Serena, y tuvieron por hijos á D. Francisco Vazquez de Tamayo, Clérigo, D. Rías Rengifo de Tamayo, D. Juan Rengifo de Tamayo, doña Francisca, Don Luis, doña Gerónima y otros dos que murieron, con tres mayorazgos; uno que fundaron sus abuelos el licenciado D. Francisco Henao, Corregidor de la villa de Piedrahita y el otro que sacó por pleito en el lugar de Lanza) ta.

Al dicho lJ. Vicente Tamayo se despacho la real Cédula cuyo tenor es como sigue: iEl Rey: Presidente de la ilustre Audiencia Real, que reside en la Ciudad de la Santa Fé del Nuevo Reino de Granada, y en vuestra ausencia á la persona ó personas á cuyo cargo fuere el Gobierno de esa tierra, Vicente Tamayo. vecinode la ciudad de Aucerma, de la Provincia de Popayan, nos ha hecho relacion que ha mas de 33 años que pasa á esas parles, donde en lo

« AnteriorContinuar »