Imágenes de página
PDF

renzo Tellez, y de doña Eulalia, tambien de la primera noblezas. Tuvieron cinco hijos, dos varones y tres hembras, siendo uno de los primeros D. Esteban Chenard que siguió la carrera eclesiástica, y fué Canónigo, gran legista y muy virtuoso y caritativo, por cuya razon le apellidaban el padre de los menesterosos ó desgraciados; murió el 1595, en ocasion en que estaba propuesto para una mitra.

En las Islas Baleares se radicó una línea de esta noble familia, la cual tenia su casa solariega en la Villa de Campos, de donde era natural el padre Julian Chenard, observante, varon verdaderamente sábio, virtuoso y modesto, autor de muchos escritos morales, que falleció el 30 de Abril del 1661. De allí fué tambien Juan Chenard, que en 1466 sirvió con un navio suyo en la guerra de Cataluña del Principe de Viana contra el Rey D. Juan,.y en 1476 fué jurado de la ciudad de Palma por el Estamento de ciudadanos: su descendiente Gaspar Chenard, fué varon muy erudito y uno de los poetas latinos que mas fama tenian en el reinado de D. Carlos V el Emperador; Juan Chenard ocupó la dignidad política de Conseller por los.años de 1539 á 1546, y finalmente la casa ilustre de Chenard, ha contraido enlaces y alianzas con las familias mas distinguidas de Españ^entre las que se encuentra la de Autran y Pintado y otras, y ocupado puestos importantes y honoríficos en todas las carreras, pues D. Juan Chenard fué teniente de navio, el cual era casado con la señora doña Carolina Autran, de cuyo matrimonio fueron hijos

D. Cipriano Chenard y Autran, Alferez de navio; Don Pedro Chenard y Autran, Brigadier del ejército; D. José Chenard y Autran, teniente de navio, Contador en el Arsenal de la Habana; D. l.uis Chenard que falleció navegando de Capitan y Piloto en la carrera mercante; Don Pedro Chenard y Autran, Religioso de San Francisco, Doctor en teología y fisolofía, y doña Teresa Chenard y Autran, que casó con el comisario de guerra D. José Barrera. El D. Cipriano Chenard y Autran, casó con doña Bárbara Pintado y-García, de cuya union nacieron los señores D. Juan Chenard y Pintado, oficial segundo del Ministerio de Marina; Doña Bárbara Chenard y Pintado, que casó con el teniente de navio D. Ramon García; Doña Ramona Chenard y Pintado, que casó con el Capitan de fragata D. Jaime Alberni; y D. Diego Chenard y Pintado, natural de Cádiz, que sirvió á S. M. de real orden en clase de aventajado de Marina desde el 24 de Marzo del 1775, hasta fin del W, en la campaña de^Argel y la de Portugal, en la costa del Brasil: casó con la señora doña Josefa Galisteo y farreño,y procrearon á D Cipriano, Doña Josefa María, doña Antonia, doña Candelaria, Doña Bárbara, doña Magdalena, D. Juan, D. Diego, D. Rafael, D. Luis y doña Bárbara Chenard y Galisteo, naturales de la Habana, habiendo casado esta señora con D. Manuel Antonio de Entralgo y Diaz de Arguelles, natural de Asturias, de cuya union nacieron los señores D. Juan NepomuCeno, doña Dolores, D. Manuel, D. Francisco, D. Domingo, doña Bárbara, D. Ricardo, D. Enrique, doña Serafina, doña Emilia y

Doña Carlota de Entralgo y Chenard, esposa que fué del señor D. Felipe Xiques, y padres ambos del señor D. Manuel Pablo María de la Merced Xiques Entralgo Romagosa y Chenard.

Armas. Un escudo campo azur con tres calderas de oro con sus piés y asas del mismo metal.

ENTE ALGO.

Veneran con particular estimacion nuestros historiadores las familias que traen su origen del Principado de Asturias y territorio Cantábrico por deducirse de los primeros pobladores de España. Omitiremos lo que se • publicó en las historias respecto á las hazañas de los invencibles moradores de aquellas provincias en tiempo de los Romanos y Godos, contentándonos con recordar solamente que aquellas nobles montañas y las cumbres de Jos Pirineos fueron los únicos puntos donde hallaron resistencia incontrastable las armas y furor de los agarenos, cuando de resultas de la infeliz batalla del Guadalete perdió la nacion Goda, su Rey, su esplendor y su libertad.

De aquel venerado suelo salió el famoso D. Pelayo, primer restaurador y fundador de la nueva Monarquía, á que dió principio en las Asturias. De allí salió su yerno D. Alonso el Católico, de allí salieron los héroes que los acompañaron en sus afortunadas empresas, y de allí han salido en todos tiempos innumerables varones que en los ejércitos de tierra, en las escuadras marítimas, en lo eclesiástico y político han contribuido siempre á la recuperacion, estension y esplendor de la Monarquía mas Católica y dilatada que ha tenido el Mundo.

De estas hazañas de los Montañeses y Cántabros, de sus primeros Proceres Asturianos y de las sucesiones repetidas que observamos en la mayor parte de sus casas, proviene la principal nobleza y familias distinguidas en aquellos valles, concejos, lugares y villas'derramadas en las demás provincias de esta Península, entrelos cuales tiene lugar muy distinguido la del apellido de Entralgo, del que trata el Becerro general de D. Juan Baños de Velasco, Cronista de estos reinos, D. Juan de Mendoza, Capellan de honor que fué del Rey D. Felipe IV, en su tomo original de casas solares, y otros autores y genealogistas de no menos renombre; conviniendo la mayor parte de ellos en que la primitiva casa solariega infanzonada de notorios hijosdalgos se erigió en las Asturias de Oviedo y lugar de Entralgo, si bien otros, aunque la derivan de allí mismo, suponen sin embargo que su progenitor lo fué un caballero de los que acompañaron á Don Pelayo en la reconquista, el cual se llamaba Hernando, y fué á establecer su casa fuerte y castillo en el territorio de Labiano, cerca de Oviedo y en un lugar llamado Entralgo , suponiendo que tomaron sus descendientes este cognomento por apellido, puesto que se encuentran en las crónicas antiguas algunos nobles caballeros apellidándose Hernandez de Entralgo. De todos modos queda fijado el origen de este linaje, si bien por su remota antigüedad no nos ha sido dado averiguar si el pueblo de Entralgo dió nombre á esta familia, ó si ella le recibió de aquel.

[graphic]

Entre los caballeros descendientes de esta casa solariega que sirvieron fielmente á nuestros Soberanos Monarcas, hallamos á Ruy deEntralgo, noble Asturiano desde donde pasó con otros caballeros y peones á servir en las conquistas de Andalucía, por los años 1234, donde era por aquel tiempo el teatro de la guerra, habiendo asistido hasta que se ganó la ciudad de Sevilla, poreIRey D. Fer

[ocr errors]
« AnteriorContinuar »