Imágenes de página
PDF
ePub

llamaban tambien con el nombre de Vallorfera, ibi: CasIrum de Monteaculo, quod dicunt valle Orsaria. Constan estas escrituras en el archivo de Barcelona, y para mayor prueba en la Marča Hispánica del Señor Marçá, Arzobispo de Paris, en escritura del año 897, ibi : villam vero, quæ dicitur Torrente, et alio vocabulo Alamanés.

De aquí es, que cuando los Castillos, y lugares tuvieron un nombre antiguo, habiendo por algun accidente adquirido otro nuevo, ó tenido dos, se hacia mencion de ello en las escrituras para evitar la duda sobre la identidad, y por consiguiente hallándose como se hallan muchas antiguas escrituras referidas y otras alegables, en que se hace memoria del Castillo de Cervellon, sin que á este se le aplique otro nombre que antes hubiese tenido, hemos de decir, que nunca tuvo el de Beldeim ni otro alguno, si solo el de Cervellon. Y vemos que los Escribanos en Cataluña en las confrontaciones de las casas y tierras que se venden para la demostracion de la identidad de los nombres antiguos de las calles y caminos, hacen memoria de los mismos nombres antiguos, si en el tiempo de las fechas se han mudado.

Asi que el aserto en el Arbol Genealógico del Señor Conde de Cervellon, de que este castillo se llamaba en el año 800 Beldeim, como tambien que tomó el de Cervellon de Guerao Alaman, que dice haberle ganado, es todo sin fundamento, por desnudo de toda prueba.

Mas toma fuerza la verdad de este asunto, con la opinion de los autores, que suponen, que los nueve Barones vinieron de tierras estrañas a la conquista del Principado, de lo que difusamente trata Estevan de Corbera en su Cataluña Ilustrada; porque si dichos nueve Barones hubieran venido á Cataluña con dichos sus apellidos, es mas que cierto que en la Francia , en Alemania, ú

otros Reinos, de donde suponen haber salido, se hubieran conservado muchos nobles ascendientes ó hermanos, ú otros de la varonil estirpe de dichos nueve Barones, que á la verdad siendo nueve, y representando nuevefamilias, no se puede decir, que de estos no hubiese otros de los mismos apellidos, que suponen tenian los nueve. Barones.

Es constante, que en las antiguas escrituras de Alemania, de la Francia, y otros circunvecinos Estados antes de la entrada de los moros en Cataluña, no se leen semejantes apellidos, ni se sabe que haya en dichos Reinos Caballeros de dichos apellidos de Moncada, Cervellon, etc., que reconozcan por sus primeros ascendientes apellidados con dichos apellidos, sino á los nueve Barones de Cataluña, que los tomaron de los Castillos.

No obsta el poder decir que muchos autores que cita Estevan de Corbera en su Cataluña Ilustrada, tratando los mismos autores de la entrada de los nueve Barones les llaman ya con sus apellidos, y por consiguiente, que ya cuando entraron los tenian ; porque á esto se responde con la histórica doctrina, canonizada por todos los Historiadores, y esplicada por el padre Fray José Dromendari, Dominicano, en el Arbol Genealógico de la casa de los Vizcondes de Rocaberti , adonde citando autores que dieron el apellido de Rocaberti á los de esta familia, y hablando del primero que tomó el apellido de Rocaberti, dice: No porque aquel Caballero tuviese este apellido, sino porque sus descendientes gozaban ya de este apellido, cuando dichos autores escribieron. Siendo muy ordinario en la Historia dar á las personas ó lugares y dominios no los nombres que tenian al tiempo del suceso, que muchas veces se ignora, sino el que gozan al tiempo en que escriben, como dice espresamente Rosie

les, y cita tambien à Julian del Castillo en la Hsitoria de los Reyes Godos.

El P. M. Diago, en sus anales de Valencia dice; que el afirmar que se celebró en España, no es porque en el tiempo de la celebracion, Illiberis fuese tierra Española porque a la verdad entonces era de la Galia Norbanonse, sino porque mucho despues fué de España y de San Rai mundo de Peñafort, dice el mismo autor, que es Santo de la Provincia de Aragon, no porque cuando el Santo tomó el hábito, hubiese erecta Provincia de Aragon, sino porque despues se desmembró de la Provincia de España.

El gravísimo Zurita en sus anales, atribuye este agnomento D. á Caballeros de Cataluña, de aquellos antiquisimos tiempos, no porque tuviesen entonces este pronombre D., entonces no estilado, sino porque despues lo obtuvieron sus descendientes, y es práctica comun, que si uno antes de ser Obispo, escribió é imprimió alguna obra, citándole despues algun autor le llama ilustrísimo, no porque tuviese este titulo, cuando escribió, sino porque le tuvo despues ; asi que á los que escribieron se les dá el título que lograron en su último estado.

De aqui es, que aunque los autores de la opinion de la venida de los nueve Barones, con origen de ellos de estraños Reinos, les apelliden con los apellidos de que gozan los Moncadas, Cervellones, Exiles, y demás, hablando de su entrada, en tiempo de los moros, no se ha de entender que quieran que aquellos, cuando entraron, tuviesen dichos apellidos, sino que al tiempo que dichos autores escribian, se llamaban y apellidaban así sus descendientes.

De todo lo que se concluye, que el Castillo de Cervellon, antes de la venida de los moros á Cataluña, ya te

nia este nombre, y que no le tomó del primer Señor ascendiente de los Cervellones que en tiempo de la conquista le poseyó, si que este tomó su apellido de Cervellon del referido Castillo.

De todo lo referido, se infiere la esclucion de las dos equivocadas opiniones, acerca del origen de dicho apeHido de Cervellon ; la una es del Conde de Cervellon en so ilustracion, impresa año 1653, antes citada en el origen de la Cervellona Familia, en donde afirma, que Guerao Ramon de Cervelló, á quien atribuye el ser uno de los puere primeros Barones de Cataluña, tomó el apellido por el Ciervo que llevaba grabado en su escudo, que dice ser el blason de los Condes de Astolberg, de quienes se supone descendiente.

La otra opinion es, de D. Filadelfo Muñoz en su teatro Genealógico, arriba citado, en donde dice, que Papbilao, hijo del Rey Godo Recibindo, yendo á caza , año de 693 de Cristo, cogió por las astas á un grueso ciervo, el cual sujetado, sirvió siempre manso y humilde á su dueño, y que por este motivo los sucesores de Paphilao adquirieron el apellido de Cervellon, y que Ramon Guerao de Cervellon floreció en el Reinado de Papbila , hijo del Rey Pelayo, y que se empleó en la conquista de España contra los moros.

No reluce fundamento alguno en dichas dos opiniones, y si no diga el criterio, por qué antes de la conquista de Cataluña, y toma del Castillo de Cervellon, no se hallan familias en Alemania ni España con el apellido de Cervellon; y confesando los dos autores, esto es, el uno que el apellido de Cervellon se empezó por alusion al Ciervo del Blason de los Condes de Astolberg, y en otro por el acaso de la prision de un Ciervo, por qué no se apellidaron de Cervellon, en aquellos antiquisimos tiem

pos, antes de la conquista de Cataluña, antes de la cual no se halla rastro ni memoria del apellido de Cervellon.

Fuélo, como se dijo el Castillo de Cervelló, así llamado en idioma catalan, y Cervellon en castellano, y Cervilione en latin; del cual Estevan de Corbera en la vida de Santa María de Cervellon, dice: fué el Castillo de Cervellon el solar de esta nobilísima casa. Era un grande Estado, porque sin el Castillo con sus términos tenian otros Castillos y lugares de aquella comarca, de la ribera de Llobregat, que llegaban hasta cerca de Barcelona, y ponian á la Ciudad en grandes rebatos en cualquier alteracion que se ofreciese. Dicho Castillo, cuya parte está en pié, y lo demás derribado, como así lo he visto, servia para eficaz presidio contra los Mahometanos, y total resguardo de aquella comarca, y era una de las fortalezas de mayor importancia, sita en la summidad de un monte, de suyo inaccesible y tanto, que una vez ganado por los Cervellones, no pudo todo el mahometano esfuerzo recobrarlo, como así lo afirma el referido Estevan Corbera citando á Zurita , Beuter y á Diego en los Anales y Crónicas citadas, á donde hablando del año 986 y del último ingreso de la morisma en Barcelona, donde dice, que en breves dias se perdieron todos los pueblos que estaban cerca la Costa, y que solamente los Castillos de Moncada y de Cervellon pudieron conservarse.

Martia de Viciana, en su libro de los linages de Valencia , hablando de la familia de Cervellon dice asi: Este Castillo de Cervellon conservaron en adelante y defendie. ron con tal valor de los Agarenos, que nunca lo pudieron estos cobrar por más que con mucho ahinco y ejércitos crecidos lo procuraron.

Guerao Adaman 1.° de Cervellon , á quien Carlo Mag

« AnteriorContinuar »