Imágenes de página
PDF

Pons , Olsinellas, Zalbá, Miralles, Rives, Calders, Pallars, Cervera y otras: las cuales todas tomaron sus apellidos de los castillos de semejantes nombres, como se descubre en las antigüedades del Real Archivo de Barcelona, y lo advierte la erudicion de Estevan de Corbera en la Genealogía dispuesta de la no menos noble que antigua casa deQueralt, ibi: El apellido de Queralt lo lomaron los ricos-hombres de esta familia del nombre del castillo, Baronía de donde eran Señores, costumbre antigua introducida en aquellos tiempos.

Esto mismo vemos en los Castros, Hijares, Ayerbes y Ejéricas, descendientes del Señor Rey D. Jaime I, quienes tomaron sus apellidos de las Baronías de estos mismos nombres de que su padre les heredó, como lo afirma dicho Corbera en el lugar citado.

Cs verdad que algunos caballeros antiguos en España, dieron el nombre de sus apellidos á los lugares que poblaron, de lo que pudiera alegar algunos ejemplares; poro acá hablamos de tiempos en,que el apellidarse no estaba en uso.

La tercera razon es, porque el castillo de Cervellon ya se nombrar asi en tiempo de los Godos, y antes de la entrada de los moros en Cataluña, sin que en su primitivo nombre haya habido mutacion alguna, de la cual inmutacion son fieles testigos las veteranísimas escrituras, de las cuales hago aquí memoria de solas dos.

La una es del año 986, esto es, del año 31 del Rey Lothario, adonde confirmando este Rey al convento de San Cágate del Vallés sus antiguas rentas, iglesias y terras á aquel dulas, y descubriendo los sitios de donde se hallaban, hace memoria de ciertos alodios cercanos á los castillos de Moncada y Cervellon, ibi: Circa Montecalmio. etc. , ibi: Contra Custrum Cerviliomim.

En el cual privilegio es de advertir que es confirmativo de otros antecedentes de los Señores Emperadores Ludovico su padre, y de Cario Magno. Con lo que se supone la antigüedad de las cosas confirmadas é instadas para su confirmacion por el Abad de dicho monasterio, llamado Odon, motivado de la combustion de las antiguas escrituras, padecida por la entrada de los moros en aquella comarca. Leese el Imperial privilegio en el Cartulario de dicho convento. Otra mas antigua escritura se lee en el mismo auténtico cartulario, en el cual el Con. de de Barcelona, Wifredo, hijode Wifredo, hallándose en el castillo de Cervellon con Teudorico, Obispo de Barcelona, y el Conde Suñer concedió al Abad de dicho monasterio? llamado Donum Dei, ciertas tierras en la Val del Castillo de Cervellon, ibi: In valle supra memorati Castri Cervilionis •. la data de la cual donacion fué en 2 de los idus de Abril del año 7 del Rey de Francia Cárlos, despues de Odon, que le corresponde el de 905. En otra escritura año 988, se nombra el castillo de Cervellon, sin que se le aplique otro nombre ni antiguo ni moderno.

.Mas se deduce la inmutacion del nombre del Castillo de Cervellon, como tambien de otros de Cataluña, de no Haber residido los moros en esta Provincia los años que se piden para semejantes mutaciones; pues nunca aquellos tuvieron en Cataluña, y menos en la ciudad de Barcelona y sus cercanías, quieto y pacifico asiento, como ser asi queda probado. •

Asi que no tengo por verdadero lo que'se escribe en el Arbol Genealógico de la familia de Cervellon, lo que el Conde de Cervellon Guerao, Baron de Oropesa, hizo imprimir año 1663, en el cual Arbol, hablando de Guerao A laman de Cervellon, dice: que el año 800 ganó el rastillo de Beldeim, que escogió por solar de su casa, nombrándole de Cervellon, digo, que no se ajusta á mi dictamen, que dicho Castillo tuviese en dicho año 800 el nombre de Beldeim, y que el de Cervellon lo adquirise por imposicion de dicho D. Guerao; y la razon es, porque habiendo yo registrado antiquísimas escrituras del Real Archivo de Barcelona, del Convento de San Cugate, de la Santa Catedral de Barcelona, de los Reales Conventos de Poblet y Santas Cruces, no he hallado, no solamente el dicho nombre de Beldeim, concretado en dicho Castillo de Cervellon, pero ni otro que tuviese dicho Castillo, sino solo el de Cervellon.

Armas que si hubiese tenido dicho nombre de Beldeim, se hallaría alguna memoria de este nombre en algunas antiquísimas escrituras que hablan de dicho Castillo, porque habiendo algunos castillos y lugares por algun accidente de ruina ó reedificacion, mudado los nombres, hablando de estos en antiguas escrituras, les ponen el nombre que tenian en los años de las fechas de las mismas escrituras; así lo tengo observado, y en demostracion de esta verdad se me ofrece pronta una donacion que en 15 de las calendas de Mayo del año 57 del Rey Roberto, hicieron Arnaldo y Guillen á Bernardo de Sandredo y a su mujer Guijol, del Castillo de Monclar, antes nombrado Monvar, ibi: Castreule Monteclaro, quod antea vocabatur Monsvanus. ítem una venda, que hizo en 13 de las calendas de Marzo del año 27 del Rey Enrique, Gilaberto, Obispo de Barcelona, á su sobrino Odulardo, Vizconde de un Castillo llamado Fontanet, y con otro nombre Piera, ibi: Castrum , quod diiitur Fontanetum, et alio nomine Apiario. Mas otra veuda, que en 17 de las calendas de Julio del año 4 del Rey Felipe, que hizo Artal con su mujer Adalaisis.á Ramon, Conde de Barcelona, y á Almodis, Condesa del Castillo de Montcgut, al cual

V

llamaban tambien con el nombre de Vallorfera, ibi: Castrum de Monteacuto, quod dicunü valle Orsaria. Constan estas escrituras en el archivo de Barcelona, y para mayor prueba en la Marca Hispánica del Señor Marca, Arzobispo de París, en escritura del año 897, ibi: villam vero, qiue dicitur Torrente, el alio vocabulo Atamanes.

De aqui es, que cuando los Castillos, y lugares tuvieron un nombre antiguo, habiendo por algun accidente adquirido otro nuevo, ó tenido dos, se hacia mencion de ello en las escrituras para evitar la duda sobre la identidad, y por consiguiente hallándose como se hallan muchas antiguas escrituras referidas .y otras alegables, en que se hace memoria del Castillo de Cervellon, sinque á estese le aplique otro nombre que antes hubiese tenido, hemos de decir, que nunca tuvo el de Beldeim ni otro alguno, sí solo el de Cervellon. Y vemos que los Escribanos en Cataluña en las confrontaciones de las casas y tierras que se venden para la demostracion de la identidad de los nombres antiguos de las calles y caminos, hacen memoria de los mismos nombres antiguos, si en el tiempo de las fechas se han mudado.

Así que el aserto en el Arbol Genealógico del Señor Conde de Cervellon, de que este castillo se llamaba en el año 800 Beldeim, como tambien que tomó el de Cervellon de Guerao Alaman, que dice haberle ganado, es todo sin fundamento, por desnudo de toda prueba.

- Mas toma fuerza la verdad de este asunto, con la opinion de los autores, que suponen, que los nueve Barones vinieron de tierras estrañas á la conquista del Principado, de lo que difusamente trata Estevan de Corbera en su Cataluña Ilustrada; porque si dichos nueve Barones hubieran venido á Cataluña con dichos sus apellidos, es mas que cierto que en la Francia, en Alemania, ú otros Reinos, de donde suponen haber salido, se hubieran conservado muchos nobles ascendientes ó hermanos, ú otros de la varonil estirpe de dichos nueve Barones, qm á la verdad siendo nueve, y representando nueve familias, no se puede decir, que de estos no hubiese otros de los mismos apellidos, que suponen tenian los nueve Barones.

Es constante, que en las antiguas escrituras de Alemania, de la Francia, y otros circunvecinos Estados antes de la entrada de los moros en Cataluña, no se leen semejantes apellidos, ni se sabe que haya en dichos Reinos Caballeros de dichos apellidos de Moneada, Cervellon, etc., que reconozcan por sus primeros ascendientes apellidados con dichos apellidos, sino á los nueve Barones de Cataluña, que los tomaron de los Castillos.

No obsta el poder decir que muchos autores que cita Estevan de Corbera en su Cataluña Ilustrada, tratando los mismos autores de la entrada de los nueve Barones les llaman ya con sus apellidos, y por consiguiente, que ya cuando entraron los tenian; porque á esto se responde con la histórica doctrina, canonizada por todos los Historiadores, y esplicada por el padre Fray José Dromendari, Dominicano, en el Arbol Genealógico de la casa de los Vizcondes de Rocaberti, adonde citando autores que dieron el apellido de Rocaberti á los de esta familia, y hablando del primero que tomó el apellido de Rocaberti, dice: No porque aquel Caballero tuviese este apellido, sino porque sus descendientes gozaban ya de éste apellido, cuando dichos autores escribieron. Siendo muy ordinario en la Historia dar á las personas ó lugares y dominios no los nombres que tenian al tiempo del suceso, que muchas veces se ignora, sino el que gozan al tiempo en que escriben, como dice espresamentc Rosie

[ocr errors]
« AnteriorContinuar »