Imágenes de página
PDF

tre sus descendientes. El solar que Juan Álvarez heredó de sus padres, fué en las montañas de Burgos, en el lugar de Noguedo, merindad de Santillana, con otros mas bienes en Galicia y otras partes; pero por su matrimonio poseyó en Asturias muchos bienes en el concejo de Castropol, y fué suyo el castillo de Orbaneja. Fueron hijos de Juan Álvarez y doña Geloyra Martinez, Bartolomé Yañez, que sigue la línea, Fernan Yañez Pelayo Yañez, y otros. Estos dos últimos tienen repetidas memorias en los instrumentos de la santa Iglesia de Oviedo, desde la Era de 1170, hasta la de 1184. El Fernan Yañez fué uno de los Capitanes mas celebrados en el reinado del Emperador D. Alonso el VII, y fué de los que se señalaron en la conquista de Almería el año de 1147, llevando á ella muchos de sus hijos y parientes de Navia, Castropol, y gentes de Lugo, Montenegro, y otras partes. Fué este caballero Conde y Gobernador de la Limii en Galicia, y tambien lo fué de Andújar, recien conquistada, y con estos titulos confirma diferentes instrumentos, especialmente uno de la Era de 1169, que es añ.) de 113.1, y otro de la Era de 1192 , que correspondi' al año ;de 1154, y es aquella célebre concordia entre los Obispos de Oviedo y Lugo , con la donacion, que de nsultas de ella hizo el Emperador D. Alonso el VIÍ en Salamanca á favor del Obispo de Oviedo D. Martin, del castillo de Sueron y tierra de Castropol. El padre Gándara en su Nobliario de (¡alicia hace memoria de este caballero Fernan Yañez, y dice, que de él desciendan las familias de Toroño, y otras; pero le yerra la filiacion, pues á su padre le llama Juan Ramirez, y le da distinta ascendencia de la que en realidad tuvo. Fundó este caballero para su entierro el monasterio de *San Bartolomé de Serantes, en tierra de Castropol, y allí yace su cadáver en un magnífico sepulcro, que aun seconserva.

Bartolomé Yañez, primogénito entre sus hermanos, fué caballero muy poderoso en Asturias; Conde y señor de mucha tierra entre los rios Navia y Eo; allí fundó sus palacios, torre y casa solariega en las vegas de Bria, Colacion ó parroquia de San Bartolomé de Serantes, entre los rios Berbesa y Porcia, y con esta ocasion abandonaron sus descendientes el solar, que tenian en las montañas de Santillana, llamándose este nuevo solar de Villamil. Las armas de este solar las han concebido sus descendientes de distintas maneras, porque Tirso de Avilés dice, que constan de un escudo en campo de oro, y en él una águila negra volante y rapante, el pico blanco, atravesado con una saeta de'oro vertiendo sangre, y por mote les aplica aquel ridículo coplon de que se precian los de Estrada, que dice: el gótico de Alemania, etc. Otros dicen, que las armas de esta familia son en campo de oro cruz colorada, y á sus lados dos conchas, ó veneras de su color, y debajo de la cruz tres bandas rojas sobre ondas de mar azul, y un castillo blanco- almenado, puerta y ventanas azules y una espada desnuda atravesando las bandas, y dos águilas negras volantes debajo de las ventanas del castillo, y en algunos escudos se hallan por orlas las aspas de San Andrés, y en otros acompañan la espada con una cabeza, ó mano de hombre , y aun añaden flor de Lys; pero las que moderna, y regularmente usan los descendientes de esta casa, y las que mas frecuentes hemos visto en escudos, vagilla y reposteros, y otros sitios, constan solo de campo de oro, ú rojo, y en él, sobre las andas, un castillo ú torre, con sus almenas, y en lo alto de ellas un hombre armado , con una cruz en la una mano, y en la otra una espada, y por orla una letra que dice: Villaiuil Avante, con esta cruz delante. Los servicios que Bartolomé Yañez de Villamil hizo á la monarquía, y la estimacion y aprecio, que por ellos mereció, lo declara el señor Rey y Emperador D. Alonso el VII en un privilegio que es del tenor siguiente: D. Alfonso por la gracia de Dios, muy noble, vencedor, é nunca vencido, Emperador de toda España, de mancomun con mi mujer la Emperatriz muy noble, é rica,écon mis üjos D. Sancho, é D. Fernando, é con mis fijas, é los condes, é ricos-homes, caballeros, é infanzones de algunas villas, é lugares de los mios reinos. Acatando, ca es cosa conveniente, que los Emperadores , é los Reyes, é los demás homes, ricos é pobres sean agradecidos á los servicios, que los sus subditos, é los otros homes sus amigos les facen, y que la remuneracion en las bien fechorías es obra enseñada de la misma natura; é viendo yo los muchos é leales servicios, que vos Bartolomé Yañez de Villamil ,é vuestros pasados todos como buenos fijodalgo, me habedes fechoá mi, é á los mios f fallándovos con vuestras personas, é gente en todas las guerras que á mi, é á los mios se nos han ofrecido , ansí contra los moros, nuestros comunes enemigos, como contra otras personas, con quienes hemos tenido, é los nuestros abuelos tuvieron debates, é en ellas se vos murió un fijo, é havedes gastado en el dicho nuestro servicio mucha de vuestra facienda, á que no podemos socorrer, á causa de los muchos menesteres en que estamos, acordamos de vos facer merced, como por la presente vos la facemos en esta guisa. Mandamos, que ningun Alcalde Jurado, Juez, Merino, Alguacil, é otra Justicia, de cualquier estado ó condicion que sean, de cualesquier ciudades, villas, é logares de nuestros Reinos, no siendo nuestra, é por nuestro especial mandado, osse prender, ni prendaá vos el dicho Bartolomé Yañez deVillamil, é á vuestros fijos, descendientes legítimos é naturales de cualquier estado é condicion que . sean, é á los que de ellos vinieren é descendieren, para siempre jamás, por ningun caso, fechoj ó pleito, que les acontezca, é por cualquier delito, no siendo contra nos, que nos así lo mandamos, queremos é tenemos por bien. Ee otrosí, que de la casa donde al presente viviedes é morades, é vivieren ó moraren de aquí adelante vuestros fijos, é mas descendientes, para siempre jamás, como dicho es, siendo unajsola, é no mas, non se puede sacar, nin saque ningun home, é mujer, nin persona, de cualquier calidad, é estado quesea, que á ella se acogiere, aunque sea por muerte de home, ó por otra cualquier razon, si non que la dicha vuestra casa sea segura de cualquier Justicia, que en ella non ,pueda entrar, si non fuere por delito fecho contra la fé, del señor Dios é contra nos, que nos ansi lo queremos, é tenemos por bien, émandamos por esta nuestra carta, é privilegio Real al Merino, Alcalde, Juez, ó Justicia que al presente fuere, en el lugar donde viviéredes, ó lo fuer de aquí adelante en otra cualquier parte de mis Reinos é Señoríos, que ansi lo guarden, é cumplan, segun de suso. É nos viendo allende, ca es cosa edonia, que aquellas cosas, que de los Reyes é Emperadores son dadas, sean firmes , é robradas, porque por alongamiento de tiempo non sean olvidados, queremos que esta merced, que vos facemos, sea firme, épara siempre valedera. É si alguna persona eclesiástica ó seglar, de cualquier estado é condicion que sea, vos la menguare, ó quebrantare, descomulgado muera, como Judas el traidor, é con Datan é Aviron, los cuales sufren grandes penas en el Infierno, sean metidos é atormentados, é so

bre esto pechen á la merced del Rey, é al descendiente vuestro, á quien quebrantase la merced dicha, ducientas libras de oro, é esta carta queda siempre firme, segun en ella se contiene. Fecha estacarta en Salamanca á ocho dias de Julio, era de mil é ciento é sesenta é ocho años. Mandola dar el sobredicho D. Alfonso, Emperador de Toledo, de Zaragoza, de Navarra, de Castilla. É yo D.Alfonso Emperador, mandé hacer esta carta en el año sexto de mi imperio, en uno con mi mujer doña Verenguela confirmo, é con mi mano propia la roblo : é de esto son testigos Diego Nuñez, mayordomo del Emperador de España, D. Pedro, Obispo de Segovia, lo confirmo. D. Verenguel, Obispo de Salamanca, lo confirmo. D. Bernal, Obispo de Zamora, lo confirmo. Garcí Fernandez, lo confirmo. Rodrigo Fernandez lo confirmo. El conde Ossorio, lo confirmo.

Este instrumento fué expedido en lengua latina, segun la costumbre de aquel tiempo, y despues con la ocasion de confirmarle, se copió en esta lengua vulgar, como ya veremos. Tuvo Bartolomé Yañezde Villamil diferentes fiijos, de los cuales solo dos conservan memoria, y estos fueron Felix Yañez, y Bartolomé Yañez, que sigue la linea. Felix Yañez no nos dejó otra memoria, que la que hace de él el citado privilegio, refiriendo su gloriosa muerte en la guerra contra moros.

Bartolomé Yañez de Villamil, sucedió á su padre en la posesion del solar y bienes de esta casa, y no menos en la propension á la guerra contra infieles y servicios á la Corona. Este caballero dejó por hijo y sucesor á

Bartolomé Yañez de Villamil, señor de esta casa: la certeza de estas filiaciones se acredita por el instrumento de fundacion de una Capellanía, que este caballero otorgó en la erade1242,queesañode 1204, cuyo instrumento

« AnteriorContinuar »