Poetas líricos del siglo xviii, coleccion formada é ilustr. por L.A. de Cueto

Portada
Leopoldo Augusto de Cueto (marq. de Valmar)
1869
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Páginas seleccionadas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página lviii - Là pour nous enchanter tout est mis en usage; Tout prend un corps, une âme, un esprit, un visage. Chaque vertu devient une divinité : Minerve est la prudence, et Vénus la beauté. Ce n'est plus la vapeur qui produit le tonnerre, C'est Jupiter armé pour effrayer la terre; Un orage terrible aux yeux des matelots, C'est Neptune en courroux qui gourmande les flots...
Página cxxxiii - ¿Piensas acaso tú que fué criado El varón para el rayo de la guerra, Para surcar el piélago salado, Para medir el orbe de la tierra, Y el cerco donde el sol siempre camina?
Página 115 - Los himnos de alegría y las canciones, Premio no vil que el coro de las nueve A las fatigas debe, Y al valor de esforzados corazones? Para...
Página 249 - Héroes he de llamar á los tiranos. ¿Y di, lector, acaso nos importa ( Pues la vida es tan frágil y tan corta ) Que Febo dé su vuelta concertada, Siendo la tierra la que está parada ; O que parado el sol , la tierra suelta Al rededor de Febo dé la vuelta?
Página cxcvii - Ni me halagues con pérfidos placeres, Que volarán contigo; Y el dolor de perderlos cuando huyeres De atreverme a gozar será el castigo. Deslízate callado, y encadena Mi ardiente fantasía; Que asaz libre será para la pena Cuando me entregues a la luz del día. Ven, termina la mísera querella De un pecho acongojado. ¡Imagen de la muerte!, después de ella Eres el bien mayor del desgraciado.
Página civ - Madrid cuánto tesoro encierra corte de tanto imperio, del mayor soberano de la tierra. Pasea la gran plaza el animoso mancebo, que la vista lleva de todos, su altivez mostrando; ni hay corazón que esquivo le resista. Sereno el rostro hermoso, desprecia el riesgo que le está esperando: le va apenas ornando el bozo el labio superior, y el brío muestra y valor en años juveniles del iracundo Aquiles. Va ufano al espantoso desafío: ¡con cuánto señorío!
Página 92 - Y estoy con tales cosas hecho un bobo. Déjame lamentar el desvarío De que nuestra gran lengua esté abatida , Siendo de la elocuencia el mayor rio. Es general locura tan crecida , Y casi todos hablan cual pudiera Velloso Geta , ó rústico Numida.
Página 92 - Mas claro que cincuenta papagayos Dirá sus nombres mi furioso pico, Sin rodeos, melindres ni soslayos. ¿La frente arrugas? ¿tuerces el hocico? ¿Al nominatim haces arrumacos?
Página 187 - Te abominen, te escupan y te ultrajen. «Luego por las telillas De tus alas te claven al postigo, Y se burlen contigo, Y al hocico te apliquen candelillas, Y se rian con duros corazones De tus gestos y acciones, Y á tus tristes querellas ponderadas Correspondan con fiesta y carcajadas.
Página cxxviii - Un rimeur, sans péril, delà les Pyrénées . Sur la scène en un jour renferme des années. Là souvent le héros d'un spectacle grossier, Enfant au premier acte, est barbon au dernier.

Información bibliográfica