La maravilla del siglo, cartas a Maria Enriqueta o sea Una visita a Paris y Londres durante la famosa exhibicion de la industria universal de 1851

Portada
Imp. de D.W. Ayguals de Izco, 1852 - 762 páginas
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 373 - Porque todo ha de pasar Por tal manera. Nuestras vidas son los ríos Que van á dar en la mar, Que es el morir : Allí van los señoríos Derechos á se acabar Y consumir.
Página 373 - Nuestras vidas son los ríos que van a dar en la mar que es el morir; allí van los señoríos derechos a se acabar y consumir; allí los ríos caudales, allí los otros, medianos y más chicos; allegados son iguales, los que viven por sus manos y los ricos.
Página 338 - Tacna de la junta directiva y funcionarán durante cuarenta días consecutivos, desde las diez de la mañana hasta las cuatro de la tarde.
Página 373 - Como debemos, Porque, según nuestra fe, Es para ganar aquel Que atendemos. Y aun el Hijo de Dios, Para subirnos al cielo, Descendió A nacer acá entre nos, 70 Y vivir en este suelo 35 Do murió.
Página 373 - Ved de cuan poco valor son las cosas tras que andamos y corremos; que en este mundo traidor aun primero que muramos las perdemos.
Página 103 - Mais elle était du monde où les plus belles choses Ont le pire destin ; Et rose elle a vécu ce que vivent les roses, L'espace d'un matin.
Página 373 - Tun callando: Cuan presto se va el placer, Como despues de acordado Da dolor, Como, á nuestro parecer, Cualquiera tiempo pasado Fué mejor. Y pues vemos lo presente Como en un punto se es ido Y acabado, Si juzgamos sabiamente, Daremos lo no venido Por pasado. No se engañe nadie, no. Pensando que ha de durar Lo que espera Mas que duró lo que vió, Porque todo ha de pasar Por tal manera.
Página 132 - Queremos una república fundada en la verdadera libertad y en la representación nacional. La tendremos, lo juro en mi nombre y en el de todos mis compañeros de armas.
Página 374 - ... como sueño; y los deleites de acá son en que nos deleitamos temporales, y los tormentos de allá que por ellos esperamos, eternales.
Página 374 - Y sus muy claras hazañas que hicieron en las guerras y en las paces, cuando tú, cruel, te ensañas, con tu fuerza las atierras y deshaces.

Información bibliográfica