Antología de poetas líricos castellanos desde la formación del idioma hasta nuestros días, Volumen 13

Portada
Marcelino Menéndez y Pelayo
Viuda de Hernando y ca, 1908
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 443 - Primus ego in patriam mecum, modo vita supersit, Aonio rediens deducam vertice Musas; primus Idumaeas referam tibi, Mantua, palmas et viridi in campo templum de marmore ponam propter aquam, tardis ingens ubi flexibus errat Mincius et tenera praetexit harundine ripas.
Página 193 - Poco mancò ch'io non rimasi in cielo. 87 xxvi rEFIRO torna, e '1 bel tempo rimena, ' E i fiori e l'erbe, sua dolce famiglia, E garrir Progne e pianger Filomena, E primavera candida e vermiglia. Ridono i prati, e '1...
Página 139 - Tú, que en la patria entre quien bien te quiere la deleitosa playa estás mirando, y oyendo el son del mar que en ella hiere, y sin impedimento contemplando la misma a quien tú vas eterna fama, en tus vivos escritos, procurando; alégrate, que más hermosa llama que aquella que el troyano encendimiento pudo causar, el corazón te inflama.
Página 280 - E parte ad or ad or si volge a tergo Mirando s'io la seguo, e par ch'aspetti: Ond'io voglie e pensier tutti al ciel ergo; Perch'io l'odo pregar pur ch'i
Página 115 - Boscán que sin esperar otra cosa hiciese luego imprimille por atajar la presteza que los que escriben mal alguna cosa suelen tener en publicalla. Y aunque esta tradución me diera venganza de cualquier otra que huviera, soy tan enemigo de cisma que aun ésta tan sin peligro me enojara.
Página 200 - Quiero seguir a ti, ¡flor de las flores! Siempre desir cantar de tus loores, Non me partir de te servir, ¡Mejor de las mejores!
Página 51 - En la ribera verde y deleitosa del sacro Tormes, dulce y claro río, hay una vega grande y espaciosa, verde en el medio del invierno frío, en el otoño verde y primavera, verde en la fuerza del ardiente estío. Levántase al fin della una ladera con proporción graciosa en el altura, que sojuzga la vega y la ribera. Allí está sobrepuesta la espesura de las hermosas torres, levantadas al cielo con estraña hermosura.
Página 290 - CHIARE, fresche e dolci acque, Ove le belle membra Pose colei che sola a me par donna; Gentil ramo, ove piacque (Con sospir mi rimembra) A lei di fare al bel fianco colonna; Erba e fior, che la gonna Leggiadra ricoverse Co l'angelico seno; Aer sacro sereno, Ove Amor co' begli occhi il cor m'aperse; Date udienza insieme A le dolenti mie parole estreme.
Página 128 - ... como el fuego material apura al oro, así este santísimo fuego destruye en las almas y consume lo que en ellas es mortal, y vivifica y hace hermosa aquella parte celestial que en ellas por la sensualidad primero estaba muerta y enterrada...
Página 309 - ... congojarme, cuando estaba soñando que soñaba; dulce gozar con lo que me engañaba, si un poco más durara el engañarme. Dulce no estar en mí, que figurarme podía cuanto bien yo deseaba; dulce placer, aunque me importunaba, que alguna vez llegaba a despertarme. ¡Oh sueño, cuánto más leve y sabroso me fueras, si vinieras tan pesado, que asentaras en mí con más reposo! Durmiendo, en fin, fui bienaventurado; y es justo en la mentira ser dichoso, quien siempre en la verdad fue desdichado.

Información bibliográfica