Imágenes de página
PDF

HISTORIA DE CARLOS IV

D. ANDRÉS MURIEL

TOMO QUINTO

HISTORIA DE CARLOS IV,

ILIBRO QUINTO.

Bulwaraearillo,

Junta de Hacienda creada en Madrid para mejorar la administración de este ramo.—Medidas propuestas por la Junta.—Su disolución.—Providencias insuficientes ó ruinosas adoptadas por el Ministro de Hacienda Soler.—Junta eclesiástica para la extinción de Vales Reales.—El Gobierno no estima convenientes sus proposiciones.—La administración de los tributos continuó por entonces en su antiguo desorden.—Estado de Europa.— El Emperador de Rusia Pablo I procura atraerá las Cortes de Viena y Berlín á su designio de formar una Liga contra Francia. —El Directorio quiere que la Suiza tenga un régimen puramente democrático.—Un ejército á las órdenes del General Brune entra en Roma.—La revolución queda consumada.—Comunicóse esta variación á las Potencias de Europa.—El Rey de España la reconoció por su Ministro plenipotenciario.—De la Bepública romana y del Rey de Nápoles.—Carlos IV se negóá reconocer al Gobierno revolucionario de Roma.—Semillas de revolución en Nápoles.—Frialdad entre las familias reinantes de España y de las dos Sicilias.—Carlos IV tiene por cierto el próximo destronamiento de su hermano y pone la mira en la posesión de Sicilia,áfin de colocar en ella al Infante-Duque de Parma.—El Directorio no estaba dispuesto á satisfacer tal deseo.Tratado entre el Emperador de Alemania y el Rey de Nápoles. –Del Ministro napolitano Acton.—Lady Hamilton.—Nelson.

–Preparativos de guerra en el reino de las dos Sicilias.—El General austriaco Mack es nombrado para mandar el ejército napolitano.—Amenazas de los franceses.—Rómpese la guerra por los napolitanos.—Tratados del Rey de Nápoles con Inglaterra y Rusia.—El General Championnet se retira de Roma con sus tropas, dejando guarnición en el castillo de Sant Angelo. —Entrada del Rey de Nápoles en Roma.-Los franceses rompen á los napolitanos en varios encuentros.—El Rey Fernando IV y su ejército abandonan á Roma y vuelven á entrar en el territorio napolitano.—Llegada de este Soberano á Nápoles.— Championnet se adelanta hasta Capua.—Desorden y confusión en el populacho de Nápoles.—El Rey parte para la Sicilia.— Salen de Nápoles Comisarios para tratar con Championnet, mas no consiguen determinarle á concluir un convenio.–Llegada de los franceses á Nápoles.—La República Parthenopea.—Carlos IV reclama para sí y su familia los Estados de Nápoles, antiguo patrimonio de la Corona de Fspaña.—El Directorio no respondió siquiera á esta reclamación.—Destronamiento del Rey de Cerdeña.—Atropellamientos y violencias de los Generales franceses.—Carlos Manuel firma por fin la abdicación de su Corona.—En los amaños de los franceses para apoderarse de los Estados de este Soberano se ve la escuela en que aprendieron.—El proceder que tuvieron después con España.—Salida del Rey de Cerdeña de sus dominios.—Disgustos que los franceses le ocasionaron por todas partes.—Del Ministro Urquijo y de sus contestaciones con el Embajador francés Guillermardet. —El Directorio, deseoso de oponerse á los esfuerzos del Embajador ruso, el Príncipe de Repuin, que trabajaba por atraerse al Gabinete prusiano, nombra á Sieyes por Embajador de la República en Berlín.-Presentación de Sieyes en aquella Corte. –Carta de Azara sobre la política de los Directores.—Coalición contra Francia.—El Emperador Pablo I quiere atraer al Rey Carlos IV á los intereses de los coligados.—Carlos IV permanece constante en su alianza con la República.—Pablo I es proclamado Gran Maestre de la Orden de Malta.—El Rey de España se niega á reconocer esta dignidad.—Declaración de guerra del Emperador de Rusia contra S. M. Católica.—Campaña de los aliados contra los franceses en el año de 1799..— Los aliados alcanzan ventajas sobre sus enemigos por todas partes.-La Italia queda á discreción del ejército vencedor.—

El General ruso Souwarow se dispone á penetrar en el territorio francés.—El Emperador de Alemania, á quien convenía enseñorearse completamente de Italia, le detiene.—A esta circunstancia fueron los franceses deudores de la resistencia que pudieron oponer después en Suiza y en Italia.—Agitación en París á causa de los reveses de los ejércitos.—Los Consejos y el Directorio se dividen en bandos.—El 30 prairial.—Nota de Azara.–Buen efecto del paso dado por el Embajador del Rey de España.—El Gobierno de Madrid, dirigido por D. Mariano Luis de Urquijo, desaprueba el proceder del Embajador.—Separación de Azara de la Embajada.-El General Joubert y otros Generales franceses quisieron echar abajo al Gobierno directorial y restablecer la Monarquía.—Joubert se abocó al intento con Azara.—Plan convenido.—Joubert fué muerto en la batalla de Novi, y el plan no pudo tener por esto ejecución.—El Marqués de Múzquiz fué nombrado sucesor de Azara en la Embajada de París.—Batalla de Novi.—Retirada del ejército francés de Nápoles.—Insurrección de la Calabria.—El Cardenal Ruffo entra en la capital á la cabeza del ejército real.—Suplicios y atrocidades.—Nelson.–El Rey Fernando IV regresa de Sicilia á su capital.—Pónese fin á las Repúblicas Parthenopea y Romana.–Toda Italia, á excepción del Piamonte y Génova, vuelve á ser regida por Gobiernos legítimos.-Batallas entre los ejércitos rusos y franceses en Suiza.—Souwarow y Korsakoff pelearon bizarramente, pero no pudieron vencerá las tropas republicanas.—Los cuerpos rusos se retiran á Baviera, desde donde regresaron á su imperio.—Mala suerte de la expedición anglo-rusa enviada á Holanda al mando del Duque de York.—Situación de las Potencias aliadas al fin de la campaña. --Pío VI en Siena.—Bula de este Pontífice para la futura elección de Papa.—Azara se encarga de comunicarla á los Cardenales.—El Papa es trasladado desde Siena á la Cartuja de Florencia.—El Gran Duque de Toscana y el Rey y la Reina de Cerdeña visitan á Su Santidad.—El Directorio quiere que el Papa vaya á Cerdeña.—Pío VI se negó á ello por el mal estado de su salud.—Su traslación á Francia.—La ciudad de Grenoble le es señalada para su residencia.—Después fué trasladado áValencia del Delfinado.—D. Pedro Labrador, Encargado de Negocios del Rey de España en Florencia, acompaña al Pontífice.—Cuantiosos socorros suministrados al Papa por el Rey Carlos IV y

« AnteriorContinuar »