Imatges de pàgina
PDF

el dia 23. de Setiembre. Despues de aquella separacion vinoS. Pablo á España.

14 Pero entonces no habia muerto S. Tecla, que convertida por el Santo en la primera edad , vivió hasta la mas anciana, mucho despues del Martirio del Apostol.

15 Que el Santo la edificase Templo en Tarragona, ( como afirma Icart, fol.a 33.) ó que estos Ciudadanos movidos de lo que el Apostol refería de la santidad de su discipula le fabricasen , quando todavia vivia la Santa, como apunta Pujades en su Historia de Cataluña, libro 4. cap. ¡1 5. no tiene prueba ,ni verosimilitud. Despues de pasar á mejor vida, pudieron los Tarraconenses crecer en la devocion de la Santa, famosa desde luego en todo el mundo, y lograr alguna Reliquia, que les moviese a edificar Templo á Dios , bajo la invocacion , y proteccion de la Santa , pues en lo antiguo no se erigian Iglesias con invocacion de los Martires, sino por sus Reliquias.

16 Que en Tarragona empezó el culto de S. Tecla muy al principio de la Iglesia , es firme persuasion, que

estaba asi reconocida en lo antiguo, como afirma el Rey D. Jayme II. de Aragon en la Carta dirigida en el ano de 1318. al Rey de Armenia, pidiendole Reliquia de la Santa , con motivo de que la Metropolitana Iglesia de Tarragona habia sido fundada mas de mil y doscientos años antes con la invocacion de S.Te-> cía: Prcefata Metropolitana, quce multum honorabilis estt quceque multa in bis partibus antiquitate prcefertur , aded quod ab ejus fundatione citra , anni mi lie ducenti & ultra lapsi sunt, ut certis comperitur scripturis ; intitula» ta est sub prcedi£lce virginis nomine, Como expresa la Car-* ta impresa en Domenec sobre el dia 18. de Mayo.

17 La antiguedad que aqui se dice de mas de doce Siglos , supone el origen de la Iglesia en el Siglo Apostolico : y empezando con la invocacion de S. Tecla, viene el culto de la Santa con la misma antiguedad de la Iglesia. La Reliquia que lograsen entonces , se desapareció con alguno de los varios contratiempos que Tarragona pader ció en las ruinas con que la asolaron los Barbaros: y como Tro el culto de la Santa Patraña perseveró , solicitó la Iglesia, y la Ciudad aumentarle con la posesion, y consuelo de Reliquia insigne, como lo consiguió, recibiendo un Brazo por empeño del mencionado Rey de Aragon con el de Armenia. Vease la relacion de aquel suceso en el lugar citado de Domenec.

18 Siglos antes de aquella pretension , consta el gran culto, reverencia , y solemnidad con que Tarragona miraba á su Patrona: pues no bien restablecida la Ciudad de las envegecidas ruinas en que yació el Templo por muchos Siglos; luego que el Santo Arzobispo S. Oldegario le empezó á restaurar al principio del Siglo doce , restableció tambien la antigua memoria de la Santa : pues dandole el Papa el Palio en el año de 1118. declaró se le pusiese en la Festividad de Sari' ta Tecla, igualandola con las mayores Festividades de la Iglesia, como prueba la Bula del Apendice.

1.9 Aquella Iglesia primera de S. Tecla es la que Icart llama S. Tecla la vieja. Hoy se está concluyendo en la Catedral de Tarragona una

magnifica Capilla de marmoles con invocacion de la Santa , cuya fábrica será de las mas plausibles , por su grandeza , variedad, y hermosura de los marmoles, que tienen la particularidad de ser todos de aquella tierra.

ao Otra prueba sobre la antiguedad, y aumento de la Religion Christiana en Cataluña , y determinadamente en Tarragona, (que es ahora el asunto) se toma de las Actas del martirio del esclarecido Santo Obispo S. Fruétoso, donde vemos , que al medio del Siglo tercero habia alli numerosa Christiandad , instruida , y gobernada por ministros Eclesiasticos, presididos de Pastor Evangelico, á quien habian precedido otros, aunque no sin interrupcion por las sangrientas , y casi continuas persecuciones de los Emperadores gentiles contra los Christianos.

21 Este documento autentico , aunque es del medio del Siglo tercero, arguye, y califica la mayor antiguedad de la Fé Catolica en Tarrago* na, pues supone Obispos anteriores , y Christiandad anticipada. Ve retrocediendo del medio. del tercer Siglo acia el fin del primero , y creo necesitarás aquel espacio para dar en el principio de la promulgacion , y propagacion del Evangelio en Tarragona : no solo porque has de suponer Obispos, sino interrupcion entre ellos, que

duró hasta el medio del tercer Siglo, y entonces se acabó , asegurando el Prelado S. Fruétuoso á sus ovejas , que desde alli en adelante no volveria á faltarlas Pastor. Vease el Capitulo siguiente desde el num. 9.

CAPITULO II.

CATALOGO £>B LOS VTtELATfOS ANTIGUOS. .. de la S. Iglesia de Tarragona.

[ocr errors]

parece dudable, que una Ciudad Capital de la mayor parte de España , sita en camino público de la Cabeza del mundo, puerto, y puerta de los Romanos , que venian por mar á la España Citerior ; no llevase la atencion de los primeros Ministros Evangelicos, que desde el Oriente por mar, ü desde Roma por mar, ó tierra , vinieron á introducir la Religion Christiana en las Españas. Estos precisamente debian ordenar su espiritu apostolico á establecer Iglesia , y por tanto no solo dirigir los sudores á convertir

Infieles , y recoger Ovejas, quanto á proveerlas de Pastores. Para esto, diceS. Pablo á su discipulo Tito, te deen Creta , para que corrijas lo que falta yy vayas po~ niendo Ministros por las Ciudades , como te dejé dispues* to. (*)

2 Segun esta importante necesaria práctica de los A pos» toles , en poner ellos Ministros , y mandarlos que ordenasen á otros; debamos juntar el Sacerdocio con el principio de la Christiandad , y suponer que desde la promulgacion del Evangelio en Tarragona empezó como Matri»

eo

[ocr errors]

en lo civil á ser cabeza en el ragona , por el insigne Marorden sagrado de Religion , á fin que donde habia tantos Ministros profanos, y supersticiosos , (como vimos en el Tomo precedente) mal empleados en servir á muchos falsos Dioses; tuviese el unico verdadero Criador del Universo , y Redentor del mundo, quien los sacase de la sombra dela muerte.

3 Digo que debemos suponer: porque la comun falta de Instrumentos de los primeros Siglos de la Iglesia, nos priva de la noticia individual de los nombres de aquellos primeros esclarecidos Varones que continuaron la obra de los Apostoles : y en esta

tir S. Fruétoso , á quien nosotros tomaremos tambien como primera piedra , bendecida por el Cielo , para la sagrada obra de esta Iglesia, no como primer Prelado en realidad, sino como primero en la noticia.

S. FRUCTUOSO Martirizado en el ano de2$g.

4 El nombre de Fru&oso es ilustre en nuestra Iglesia de España , por dos insignes Santos de aquel nombre, ambos Obispos , pero uno Bracarense , otro de Tarrago* na: éste Martir , aquel solamente Confesor: distintos en

incertidumbre es mas pruden- las personas , y distantes en te el silencio, que el ternera- tiempo: uno del Siglo terce

rio arrojo de introducir nombres por capricho, como culpamos arriba en los autores de los falsos Chronicones. La misma Santa Iglesia de Tar

ro, (que es el presente) otro del Siglo septimo , de quien hablamos ya en el Tomo XV. Pero sin embargo de tan larga distancia en edad , y en

ragona observa este religioso Iglesias, los confundió Rharespeto de no manchar sus bano en su Martirologio sobre primitivos Fastos con nom- el diaai. de Enero, donde bres de Prelados que carezcan aplica al Martir, de quien hade buenos fundamentos: por blamos, el que escribid Regla lo que su esclarecido Arzo- para los Monges : y esto no bispo , el Señor Don Antonio fue asi, pues el Escritor de Agustin empezó el Catalogo aquella Regla fue el Bracade los Prelados que tuvoTar- rense del Siglo septimo, no Iom.XXK B el

el presente. Sirva pues la prevencion , para que no se confunda uno con otro.

í Tampoco se explicó bien Marieta, quando al hablar de Tarragona en las Fundaciones de Ciudades de España , dijo: Fue su primer Prelado S. Fruétuoso. Ésto no se puede autorizar: porque siendo la España Tarraconense la mayor porcion de España , la mas proxima á Italia , y Tarragona el Emporio de los Prefeéios , que antes de tener Roma asegurado en España su Imperio, era la Ciudad mas fina , y mas fiel de todas, (como vi1nos en el Tomo antecedente) no podia esta Provincia ser abandonada por casi dos Siglos en la atencion , y solicitud de los que empezaron á divulgar el Evangelio por el Orbe: antes bien sabemos con certeza que España mereció ser blanco de los empeños de S. Pablo , quando estando en Corinto, y escribiendo á los Romanos , declaró que al venir á España, pasaria por alli, y ellos le conducirian acá: Cumin Hispaniam proficisci caepero, spero , quod prceteriens videbo vos j & á vobis deducar illuc.

Despues lo expresa asertivamente: Per vos proficiscar in Hispaniam. (Cap.l¿. 24. 28.) Y esta atencion que mereció España en la solicitud del Apostol, no permite que ningun prudente deje abandonada á esta Nacion por dos Siglos sin proveherla de Ministros Evangelicos, de modo , que ni S. Pedro , ni los immediatos succesores cuidasen de propagar la Fé por donde S. Pablo manifestó su voluntad de egercitar el empleo apostolico. Esto urge aun prescindiendo de la efectiva venida de S. Pablo á España , suponiendo (como es indubitable) su intencion , y promesa de predicar aqui: pues debian los immediatos Varones apostolicos promover y fomentar el zelo ya manifestado por el Apostol.

6 Dado esto , no puede menos de suponerse instituida Iglesia en Tarragona en el Siglo apostolico, por ser (como se ha dicho) la Capital de toda la España Citerior, y suprema entre todas las del Ebro , como escribió Prudencio en el Himno de S.

Fruétuoso, v. 14 3

Cunótis urbibus eminens Hibe

[merged small][ocr errors]
« AnteriorContinua »