Imatges de pàgina
PDF
[graphic]

TRATADO LXIIL

DÉLA SANTAIGLESIA

'.DE TARRAGONA.'

CAPITULO I.

®EL <P%INCIT10 DE LA CH^lSTlANdJfy

en Tarragona.

[graphic]

N el Tomo precedente hablamos de la Provincia, y Ciudad de Tarragona, segun lo civil, y profano de una, y otra, recopilando las Antiguedades Gentilicas , para proceder ahora á lo sagrado. Algunas de estas materias penden de las primeras , (como iremos mostrando) pero puestas aquer

lias por delante , quedamos ya desahogados, para no mezn ciar lo sagrado con lo profano , y poder contentarnos con las citas.

I Lo primero que ocurre examinar en las cosas de la linea Eclesiastica , es el origen de la Religion Catolica? si acaso puede descubrirse quien, quanda, ó como , introdujo la luz del Evangelio en Tarragona.

a La mucha distancia de A los

los Siglos que han pasado desde la promulgacion Evangelica , y las cortas noticias que perseveran de los primeros Siglos ; dieron ocasion á ociosos , revestidos de zelo, para i que sintiendo la falta de individualidades en los principios de la Christiandad, tomasen atrevidamente por su cuenta, sin temor de los hombres , ni de Dios , el fingirlas , con la satisfaccion de que pasarian por verdades antiguas , como en efeéto lograron salvo conduéto de muchos para correr libremente, hasta que los doélos conocieron , y mostraron ser faí>ülaís:„, mal compuestas por los que ni aun acertaron á fingir.

3 A Tarragona como tan esclarecida, y afamada Capital , era preciso la dotasen Uberalmente, (pues el gasto, y toda la costa se reducia á un querer) y asi lo hicieron, como verás en Argaiz Tomo a. donde recogió quanto soñaron los Autores de los Escritos publicados bajo las sombras de Dextro, Luitprando, Liberato, y Auberto , que llenaron el principio de los Fastos Tarraconenses con Obispos , y Martyres nunca

vistos, ni oidos en Tarragona. Con esto no esperarás aquí . menciones de semejantes fa» . bulas.

4 Acerca del origen de la Christiandad en Tarragona, no tenemos fundamento que la excluya del tiempo de los Apostoles, y los hay para reducirla á sus dias , suponiendo , como suponemos , lo probado en el Tomo 3. sobre la predicacion de los ApostoÍes Santiago, y S. Pablo en España í pues el primero anduvo por la Tarraconense, como convence el monumento del Pilar de Zaragoza : y siendo Tarragona la Capital , y Puerto el mas frequentado de la Provincia, no parece persuasible que á la entrada, ó á la salida en estos Reynos, no visitase á Tarragona, anunciando á algunos el Evangelio. r 5 De S. Pablo afirma S. Geronimo, que vino á España por mar: In Hispaniam alienigenarumportatusest na» vibus: (in Isaiam 2.) y como Tarragona era el Puerto mas notable de España por la Costa oriental, donde aportaban los Pretores , y Legados Augustales, (como vimos en «1 Tomo precedente, pag.6 &.) . no

ña tenemos fundamento pa- l/idem direxit : Gattias di

ra negarle al Apostol , que reclus: Urbi Narbonensi Epis

venia por mar desde Italia, copum miserunt, como verás

sino para admitirle , y decir, en los Martirologios citados

que como los Prefeétos Ro- en Acia SanSiorum, dia 1%,

manos desembarcaban en de Marzo.
Tarragona, lo mismo haria el 7 Ambrosio de Morales,

Apostol, que venia de Roma, hablando del Apostol S. Pa

6 Esta sentencia de S. blo, lib. 9. cap. ir. dice del

Geronimo, de que la venida del Apostol fue por mar , no favorece á la especie que el Martirologio Romano refiere sobre el dia 22. de Marzo, hablando de S. Pablo Narbonense , donde dice , que el Apostol al venir á España dejó en Narbona á este su discipulo : Cum in Hispaniam

Narboner.se , que quando &.
Pablo se bolviaya de España
á Roma , y no antes , le dejó
por Obispo en Narbona : y
añade, que „ conforme á es-
„ to la Iglesia de Tarragona
„ celebra solemnemente la
„ fiesta de S. Pablo Narbo-
„ nense, leyendo en sus May-
„ tines , como haviendo ve-

pergeret, apudNarbonam re- „ nido acá con S^Pablo, pre

liclus. El que desde Roma „ dicó alli algun tiempo , y

viene embarcado á España, „ refiriendo ser el Proconsul

no viene por Narbona , que ,, Sergio Paulo." Tienes,

es de la Via Militar terrestre: pues , demás del diétamen

y asi parece que el Autor de delChronista Morales, el apo

aquella clausula, viendo áS. yo del Breviario antiguo de

Pablo Narbonense puesto alli Tarragona, que reconoce por

por el Apostol en su expedi-. uno de sus Ministros Evange

cion á España , aplicó á la lieos al Apostolico S. Pablo

venida lo que solo corresponde á la vuelta , pudiendose verificar sin que el Apostol fuese á Francia, sino enviandole desde España : y á esto aluden los Martirologios que dicen fue enviado , ó dirigido á Narbona, ó á las Gallas:

Narbonense.

8 Esta especie de la venida de S. Pablo de Narbona i España con el Apostol, y determinadamente la predicacion en Tarragona , cundió mucho, desde que apareció una Carta con nombre A a del

N

del Papa Esteban , ( Sexto)" atribuida al año de 887. que se dice sacada de los Archivos de Tarragona , y de Narbona, y se halla adoptada por varios de nuestros Escritores, especialmente por Luis Pons de Icart, en sus Grandezas de Tarragona, fol. 232.

9 De esta Carta hablamos en el Tomo 3. cap. 2. §. 5. mostrando ser fingida, y mal forjada, por el ridiculo empeño de que la Santa Iglesia de Tarragona (y aun toda España) reconociese por Madre á la Narbonense. Su ficcion la reconoce, y prueba Esteban Baluzio en el libro quartode la Marca Hispánica , desde el añoDCCCLXXXV. donde resuelve que la mencionada Carta (impresa en el Apendice de su Obra num. XLIV.) no es del tiempo á que se atribuye, (año de 887.) sino inventada mas de docientos años despues, de resulta de una Bula del Papa Urbano Segundo , que en el año de 1o89. prometió á los Proceres dela Provincia Tarraconense restablecer en sus antiguos honores la Metropoli , con tal que el Prelado de Narbona no probase otra cosa por privilegio dela Santa

Sede. No habia tal privilegio} sino solo costumbre, y consentimiento de Obispos,que despues de estar destruida Tarragona, y puesta Cataluña en sugecion de los Franceses , por hallarse dueños de Narbona , no tuvieron mas Metropolitano , que al Narbonense.

1o Viendo Narbona que se la iba á desmembrar nuestra Capital en el Siglo undecimo , inventó loque no habia , esto es, privilegio Pontificio con anticipacion de dos Siglos, forjando nuevamente la Carta que atribuyeron al Papa Esteban Sexto, donde ingirieron lo que les pareció, sobre que Tarragona pertenecia a Narbona. Pero si esto llegó á tiempo á Roma, esto es, antes de restaurarse la Metropoli en Tarragona, bien cier-< to es, que no se hizo caso de ello, pues recobró nuestra Iglesia su derecho antiguo Metropolitico.

11 Ni con esto cesaron los conatos de Narbona: pues hizo otra copia de la Carta atribuida al Papa Esteban VI. donde ingirió, que si Tarragona fuese hecha Metropoi tí ,l debia con todo eso que-1 dar sugeta á Narbona , de modo , que ninguno tomase el Arzobispado de Tarragona , sin dar parte al Narbonense , que le debia consagrar por si, ó por quien hiciese sus veces , como verás en la edicion de la Marca Hispanica, y en Aguirre, que ía reprodujo en su Tomo 3. de Concilios , pag. 161. con los uncos, ó corchetes de Baluzio; (en los quales se introdujo la especie de que hablamos) pero sin decir Aguirre qué indican aquellas notas? Baluzio lo declaró : y es , que lo alli incluido, falta en el Manuscrito Caduniense: y asi decimos , que añadieron despues lo perteneciente á la sugecion de Tarragona á Narbona, aunque fuese restablecida la Metropoli. Pero con quán poco efeéto , y con qué desatencion fue recibida en el público aquella idea; lo califica bien el hecho de la pacifica posesion con que Tarragona se mantiene independiente de la Metropoli Narbona. 12 No pende de esto el antiquisimo principio de Christiandad en nuestra Iglesia con reduccion al tiempo de los Apostoles : ni estriba en la predicacion de S. Pablo. Nar

bonense : porque -si consultas á Francia , te diran los mas do&os , y criticos, que no empezo alli la Christiandad tan presto : ni reconocen á este Pablo de Narbona por discipulo del Apostol, (especie que segun Tilemont, Tomo quarto, pag. 47o. nació en el Siglo nono) sino perteneciente al Siglo tercero, quando ya Tarragona abundaba en Christiandad con Gerarquia anticipada , de Prelados, y demás Ministros Eclesiasticos, como luego veremos.

13 Otro monumento de la predicacion de S. Pablo en Tarragona es el antiquisimo culto de Santa Tecla, discipula del Apostol : especie que anduvo algo ofuscada con otras incidencias , de si el Apostol la llevó consigo en toda su predicacion? si habia ya muerto quando vino S. Pablo á España? y si el Santo la fundó Iglesia en Tarragona ? Lo primero es falso: porque desde Antioquia de Pisidia se apartó el Aposto! de la Santa , por no dar que decir, y porque, como dice S. Geronimo , nadie lleva la muger quando va á la guerra, segun verás enBaronib sobre

el

« AnteriorContinua »