Fábulas literarias de d. Tomas de Iriarte: conteniendo todas las fábulas literarias póstumas del autor

Portada
J. Monroe y cia., 1842 - 267 páginas
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 87 - ¡Ella, que no sabe lo que es mundo, que no ha salido todavía del cascaron, como quien dice!... Bien se conoce que no sabe usted el genio que tiene Circuncisión... ¡Pues bonita es ella para haber disimulado...
Página 22 - Qué? Podencos dices? Sí, como mi abuelo. Galgos, y muy Galgos: Bien visto lo tengo. — Son podencos: vaya, Que no entiendes de eso — Son Galgos te digo — Digo que Podencos.
Página 58 - Yo, respondió la Salvia, voy á China; Que allá con sumo aprecio Me reciben por gusto y medicina. (*) En Europa me tratan de salvage, Y jamas he podido hacer fortuna. Anda con Dios; no perderás el viage; Pues no hay nación alguna Que á todo lo estrangero No dé con gusto aplausos y dinero.
Página 75 - Todo se las permite, menos la sinceridad. Con tal que no digan lo que sienten, con tal que finjan aborrecer lo que...
Página 28 - Voy a traer luces. Procuraré detenerme por allá abajo hasta que vuelvan . . . Veré lo que dice y qué piensa hacer, porque hallándonos todos aquí, pudiera haber una de Satanás entre la madre, la hija, el novio y el amante, y si no ensayamos bien esta contradanza, nos hemos de perder en ella.
Página 33 - ¡Y qué casa tiene! Como un ascua de oro la tiene... Es mucho aquello. ¡Qué ropa blanca! ¡Qué batería de cocina, y qué despensa, llena de cuanto Dios crió!.
Página 123 - Que esta flaca persona, atormentada de golpes de fortuna, no procura sino el agudo filo de una espada, pues no la acaba tanta desventura. Aquella vida es bien afortunada que la temprana muerte la asegura; pero a nuestro bien público atendiendo, quiero decir en esto lo que entiendo.
Página 30 - No es esto reñirte, hija mía, esto es aconsejarte. Porque como tú no tienes conocimiento para considerar el bien que se nos ha entrado por las puertas... Y lo atrasada que me coge2, que yo no sé lo que hubiera sido de tu pobre madre...
Página 22 - O qué elogios se oyeron á porfía De su rara y fecunda fantasía ! Otro discurre hacerlos escalfados..... ¡Pensamiento feliz!,... Otro, rellenos.... ¡ Ahora sí que están los huevos buenos ! Uno despues inventa la tortilla ; Y todos claman ya : ¡ Qué maravilla!
Página 91 - Esto resulta del abuso de la autoridad, de la opresión que la juventud padece; estas son las seguridades que dan los padres y los tutores, y esto es lo que se debe fiar en el sí de las niñas . . . Por una casualidad he sabido a tiempo el error en que estaba.

Información bibliográfica