Los Delfines son Hipopótamos

Portada
Megustaescribir, 2 feb 2017 - 378 páginas

La solución está en nuestra fuerza interior como seres humanos, porque «la vida es demasiado hermosa como para dejarnos vencer por los obstáculos que esta nos impone».

Pablo Palacios, español radicado en Los Ángeles, estudiante de dirección cinematográfica, aspirante a escritor y casado con una mala mujer -la víbora sin alma-, se ve de pronto y sin previo aviso atacado por un brote psicótico -de proporciones bíblicas- que le hace perderlo todo. Aquí comienza la odisea de un hombre que tiene que combatir a su peor y más implacable enemigo: su propia mente.

Narrada en primera persona, esta novela autobiográfica nos sumerge en el mundo incierto y aterrador de las enfermedades mentales, y nos hace sentir en carne propia la desesperación, la indefensión, el terror, la incertidumbre, la incomprensión y la infinita desesperanza de quien sufre una enfermedad mental. Esto, dice el autor, nos puede pasar a todos, y es necesario comprender que si el resto del cuerpo se enferma, la mente también puede hacerlo. Así, Pablo Palacios nos lleva de la mano a través de un viaje alucinante y espinoso de auto superación: su propio viaje.

El libro es una auténtica, valiente declaración y un emotivo -yo acuso- hacia una sociedad que nos empuja fuera de nuestros propios límites. La solución está en nuestra fuerza interior como seres humanos,porque «la vida es demasiado hermosa como para dejarnos vencer por los obstáculos que esta nos impone». «Somos dioses en estado de crisálida».

 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Índice

Sección 13
Sección 14
Sección 15
Sección 16
Sección 17
Sección 18
Sección 19
Sección 20

Sección 9
Sección 10
Sección 11
Sección 12
Sección 21
Sección 22
Sección 23
Página de créditos

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Sobre el autor (2017)

Escritor, publicista, creativo y amante del arte de vivir, Pablo Palacios Collado nació en Madrid y vivió en carne propia los estragos de dos brotes psicóticos que pudieron haber marcado el fin de su vida, pero que en cambio fueron el principio de un profundo, arduo proceso de recuperación y descubrimiento de sí mismo.

Información bibliográfica