El Plazo Razonable y la actuación de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos

Portada

Con la aprobación de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela en el año 1999, se inicia una nueva etapa en la institucionalidad jurídico-política de la nación, al constituirse Venezuela en un Estado democrático y social de derecho y de justicia, consagrando dentro del Ordenamiento jurídico interno un catálogo amplísimo de Derechos y garantías, que pusieron a la vanguardia a Venezuela en cuanto a la protección constitucional y legal y de los Derechos Humanos. Consagrándose tal y como era necesario, el derecho al Debido proceso, también se incluyó el derecho la Tutela Judicial Efectiva, quedando establecido el artículo 26 de la Constitución. 

Estos derechos han venido desarrollándose a través de la Jurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, y de las recomendaciones e informes emitidos por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, donde se han tratado con especial y obligada referencia, por ser ellos, pilares fundamentales del Sistema Universal de Protección de Derechos humanos, y constituir no solo derechos, sino también y al mismo tiempo Garantías básicas e insoslayables de todos los demás derechos consagrados en los ordenamientos jurídicos internos de cada país y en los diferentes instrumentos de protección. 

A lo largo de la corta historia de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, y de la Corte, se han podido detectar falencias en sus actuares, que lejos de propender a la protección y salvaguarda de los Derechos de los individuos, mas bien han reafirmado e incluso, en algunos casos, sellado, las violaciones estos derechos, trayendo consigo una dicotomía, que es imposible negar, y la cual es necesario erradicar a fin de lograr el efectivo respeto y protección de los Derechos Humanos a nivel Interamericano. 

En la presente investigación, abordaremos esta dicotomía evidente entre la función primordial de la corte y la actuación de la misma, que nace específicamente cuando es irrespetado por parte de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, el derecho que asiste a todo peticionario de obtener oportuna y pronta respuesta al asunto debatido. 

Aquí, Daniel Jesús Hernández Sarmiento y Francisco Javier Estaba, quieren dejar sentado que se trata de un análisis teórico acerca de este gran problema, y que al mismo tiempo al ser tratado con ejemplos prácticos, y al tomar como base datos jurisprudenciales para demostrar las hipótesis sostenidas, también, se proponen sus soluciones. 

 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Páginas seleccionadas

Términos y frases comunes

Información bibliográfica