Tierras de sangre: Europa entre Hitler y Stalin

Portada
Galaxia Gutenberg, 2011 - 620 páginas
1 Reseña
Es sabido que la Alemania nazi asesinó cerca de seis millones de judíos. Lo que no lo es tanto es que, junto al horror del Holocausto, los regímenes de Hitler y de Stalin asesinaron a otros ocho millones de civiles, la mayoría mujeres, niños y ancianos, solo en lo que Timothy Snyder denomina las «Tierras de Sangre».
Se suele identificar el horror del siglo xx con los campos de concentración. Sin embargo, la mayoría de las víctimas del nacionalsocialismo y del estalinismo nunca vio un campo de concentración ni de exterminio.
Del mismo modo, los asesinatos en masa en Europa suelen asociarse con la muerte en cámaras de gas. Pero no fue el gas el método más empleado. Más de siete millones de civiles y prisioneros de guerra murieron porque se les negó la comida.
Por primera vez, el historiador Timothy Snyder describe en este libro la amplitud del horror que supuso el asesinato de catorce millones de ciudadanos europeos en solo doce años, los que van desde 1933 a 1945.
El presente estudio implica aspectos militares, políticos, económicos, sociales, culturales e intelectuales, y se basa en la extensa documentación aparecida con la apertura de los archivos de la Europa oriental y los testimonios de las víctimas y de algunos verdugos.
Las Tierras de sangre no son un territorio político real o imaginario: son simplemente los lugares donde los regímenes políticos de Europa realizaron su obra más mortífera.

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

Reseña de usuario - Marcar como inadecuado

ES UN LIBRO ESTREMECEDOR. EL RESUMEN QUE SE PUBLICA ES EXACTO. SIRVA COMO EJEMPLO QUE LOS CAMPESINOS UCRANIANOS QUE A CAUSA DEL HAMBRE PLANIFICADA TOMABAN POR SU CUENTA ALIMENTOS (POR EJEMPLO, PAPAS) EN LAS TIERRAS COLECTIVIZADAS ERAN FUSILADOS. EL HAMBRE ERA PARTE DE UN PLAN DEL GOBIERNO SOVIÉTICO PARA EXPORTAR A OTROS PAÍSES TODO EL TRIGO QUE SE PRODUCÍA, PARA FINANCIAR CON SU VENTA LA INDUSTRIALIZACIÓN DE LA URSS. HUBO FUNCIONARIOS QUE INTERCEDIERON ANTE STALIN PARA SUAVIZAR ESA POLÍTICA Y MITIGAR LA HAMBRUNA, PERO LA ORDEN FUE INFLEXIBLE: HABÍA QUE CONTINUARLA A RAJATABLA. 

Información bibliográfica