Sebastian de Ocampo: Un comendador gallego descubre la isla de Cuba

Portada
Vision Libros, 1 ene. 2011 - 160 páginas

 En la Edad Media la alta tecnología venía de Oriente. El comercio, basado en especias (clavo, nuez moscada, pimienta) y sedas, pero también en brújulas y pólvora, confluía en Constantinopla tras su paso, bien por el Índico egipcio, bien por la ruta caravanera asiática. De allí se distribuía a toda Europa. Es bien conocido el efecto de oscuridad total, de apagón, que produjo la caída de Constantinopla en poder de los turcos en 1453 y el subsiguiente cierre de fronteras. ¿Y ahora qué? se preguntaron las opulentas flotas de Génova y Venecia, asiduas visitantes del Cuerno de oro. Si no se podía comerciar a través del Asía Menor, la solución elemental era alcanzar las costas indias y chinas dando el rodeo por África y en ello se empeñaron los portugueses que tenían la suerte de estar situados en primera fila de la nueva ruta, igual que antes lo había estado Venecia. Sucesivas bases de apoyo naval en Bojador, Guinea y cabo de Buena Esperanza, fueron acercándoles al objetivo.


 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Páginas seleccionadas

Índice

Sección 1
7
Sección 2
11
Sección 3
13
Sección 4
21
Sección 5
31
Sección 6
41
Sección 7
51
Sección 8
61
Sección 11
91
Sección 12
97
Sección 13
103
Sección 14
109
Sección 15
121
Sección 16
143
Sección 17
151
Sección 18
157

Sección 9
77
Sección 10
85

Términos y frases comunes

Información bibliográfica