Santuarios marianos de Canarias

Portada
Encuentro, 1 sep. 1999 - 252 páginas
0 Reseñas
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Índice

Sección 1
5
Sección 2
9
Sección 3
46
Sección 4
47
Sección 5
72
Sección 6
75
Sección 7
94
Sección 8
107
Sección 17
173
Sección 18
183
Sección 19
187
Sección 20
190
Sección 21
194
Sección 22
199
Sección 23
200
Sección 24
213

Sección 9
113
Sección 10
114
Sección 11
133
Sección 12
138
Sección 13
142
Sección 14
146
Sección 15
155
Sección 16
156
Sección 25
216
Sección 26
219
Sección 27
222
Sección 28
226
Sección 29
239
Sección 30
247
Página de créditos

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 11 - precede" al "pueblo de Dios" en camino por toda la tierra, la Iglesia "tiende eficaz y constantemente a recapitular la humanidad entera... bajo Cristo como cabeza, en la unidad de su Espíritu"».
Página 10 - El será grande y será llamado Hijo del Altísimo, y el Señor Dios le dará el trono de David, su padre; reinará sobre la casa de Jacob por los siglos y su reino no tendrá fin".
Página 11 - Tal vez podría hablar de una específica "geografía" de la fe y de la piedad marianas que abarca todos estos lugares de especial peregrinación del pueblo de Dios, el cual busca el encuentro con la madre de Dios para hallar, en el ámbito de la materna presencia de "la que ha creído", la consolidación de la propia fe.
Página 9 - Por lo cual, también en su obra apostólica con razón la Iglesia mira hacia aquella que engendró a Cristo, concebido por el Espíritu Santo y nacido de la Virgen, precisamente para que por la Iglesia nazca y crezca también en los corazones de los fieles.
Página 10 - ... iglesias domésticas", de las comunidades parroquiales y misioneras, de los institutos religiosos, de las diócesis; por medio de la fuerza atractiva e irradiadora de los grandes santuarios, en los que no sólo los individuos o grupos locales, sino a veces naciones enteras y continentes, buscan el encuentro con la madre del Señor, con la que es bienaventurada porque ha creído; es la primera entre los creyentes y por esto se ha convertido en madre del Emmanuel.
Página 9 - Porque María, que habiendo entrado íntimamente en la historia de la Salvación, en cierta manera, en sí une y refleja las más grandes exigencias de la fe, mientras es predicada y honrada atrae a los creyentes hacia su Hijo y su sacrificio y hacia el amor del Padre.
Página 11 - Dios para hallar, en el ámbito de la materna presencia de «la que ha creído», la consolidación de la propia fe. En efecto, en la fe de María, ya en la Anunciación y definitivamente junto a la Cruz, se ha vuelto a abrir por parte del hombre aquel espacio interior...

Información bibliográfica