Saint-Simon en España: memorias : junio de 1721-abril de 1722

Portada
En junio de 1721, el Regente de Francia confió a Louis de Rouvroy, duque de Saint-Simon, el encargo de viajar a España como embajador extraordinario. Su misión consistía en la delicada tarea de pedir la mano de la infanta María Ana Victoria (hija de Felipe V y su segunda esposa, Isabel de Farnesio) para el futuro rey de Francia Luis XV. En juego se encontraban las futuras relaciones entre las dos monarquías. La embajada del duque de Saint-Simon se convertiría en el episodio culminante de su carrera política. Su recompensa fue el título de Grande de España para sí y para el menor de sus hijos, siendo agraciado su primogénito con el toisón de oro. Igualmente, su exitosa labor contribuyó a reafirmar el tratado de amistad entre las cortes hispana y gala, firmado el mes de marzo anterior. Celoso defensor del papel de la nobleza, profundo conocedor de las sutilezas de la etiqueta de la corte y escritor torrencial, el duque de Saint-Simon incluyó en sus Memorias un pormenorizado relato de su embajada española, cuya lectura atrapa literalmente al lector para ofrecerle una de las más «originales, profundas y fuertes» (Azorín) visiones de la España de la época, en un relato que aúna, enlazadas por un espíritu singularmente cáustico, «la grandeza, la observación y la comicidad» (Gil Albert).
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Páginas seleccionadas

Términos y frases comunes

Información bibliográfica