Rimas humanas y divinas del licenciado Tomé de Burguillos

Portada
Impr. Real, 1792 - 258 páginas
0 Reseñas
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 109 - Estaba sobre un alto caballete De un tejado sentada La bella Zapaquilda al fresco viento, Lamiéndose la cola y el copete...
Página 65 - Fue todo cortesanas meretrices de las que pinta en sus comedias Plauto; anduve casto, porque ya soy cauto en ayunarlas o comer perdices. Ya los ventores, con el pico al norte, andaban por las damas circunstantes : que al recibir las cartas se da el porte.
Página 123 - Atys en fruta que produce el pino Entre menuda rama En la falda del alto Guadarrama, Por donde van al bosque de Segovia; Y luego en fe de que ha de ser su novia, Dos cintas que le sirvan de arracadas, Gala que solo á gatas regaladas, Cuando pequeñas, las mugeres ponen, Que de rosas de nácar las componen. Tomó luego el papel y con sereno Rostro , apartando el queso y el relleno.
Página 199 - De la tea interior el humor sudan: Los bienes muebles mudan En medio de las llamas : Estos llevan las arcas y las camas, Y aquellos con el agua los encuentran, Estos salen del fuego, aquellos entran: Crece la confusion, y mas si el viento Favorece al flamígero elemento. Mas como el alto Júpiter mirase Desde su Olimpo y estrellado asiento La batalla cruel de sangre llena, Temiendo que quedase En competencia tan feroz y airada...
Página 126 - Garraf, en tanto que esto se trataba, Estropeado á Mizifuf llegaba, Maullando tristemente En acento hipocóndrico y doliente, Como suelen andar los galloferos Para sacar dineros, Manqueando de un brazo Colgado de un retazo, Y débiles las piernas, Una cerrando de las dos linternas, Por mirar á lo vizco.
Página 120 - Pues no soy yo tan feo , Que ayer me vi, mas no como me veo , En un caldero de agua, que de un pozo Sacó para regar mi casa un mozo , Y dije : ¿ Esto desprecia Zapaquilda ? ¡ O zelos, o impiedad, o amor, reñilda!
Página 159 - Una perdiz con plumas Quiso tragarse, y no dejaba cosa Que no la deshiciese Por alta que estuviese: Trepaba la lustrosa Reluciente espetera, Derribando sartenes y asadores : Y con estas demencias y furores En una de fregar cayó caldera, (Trasposicion se llama esta figura) De agua acabada de quitar del fuego, De que salió pelado.
Página 99 - A fuerza de los fieros Dardos y chuzos de la gente armada Que por la puente le estorbó la entrada: Un soto lleno de verdura y caza, Donde prueban los toros de la plaza, Cubre la orilla amena De chopos , sauces , lirios y verbena.
Página 24 - Por no tener dineros no he comprado (¡oh Amor cruel!) ni manta, ni manteo, tan vivo me derrienga mi deseo en la concha de Venus amarrado.

Información bibliográfica