Repertorio de literatura y variedades, Volumen 1

Portada
Imprenta del Repertorio, 1840

Dentro del libro

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

Reseña de usuario - Marcar como inadecuado

no me sirve

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 172 - haz espeso apiñados se le encorvan, y las raíces someras evita por ambos lados si le estorban. Insectos de mil colores con mil susurros campestres le dan ruido, y en vez de cuidadas flores rueda entre lirios silvestres escondido. Y no han de envidiar sus olas de cortesanos jardines la hermosura, porque a cientos amapolas, jacintos brota y jazmines su frescura.
Página 56 - La boca; y asi estarás Seguro de que se abra, Y tendrás, si eso te ahoga, Seguras estaca y soga, Polla, olla, cebolla y cabra.
Página 48 - A la cual se enderezase El fin de lo que hacemos Y pensamos? ¿Quién es causa que seamos Particioneros de amor, Que es el mas dulce sabor Que en esta vida gustamos?
Página 112 - Madre mía, que nací niño y desnudo, y que hoy a tus pies acudo mi nada al reconocer. Que mi lengua irreverente cambia en himnos inmortales los cánticos criminales que alzó delirando ayer. Pues mi postrera esperanza en tu noble amparo fijo, ruega, ¡ oh, Madre !, por un hijo al Dios que engendró la luz.
Página 172 - Ni ha de envidiar á los mares De buques la excelsa pompa Y gritería, Ni sus altos alminares, Ni de su bélica trompa La voz impía. Porque tiene en un remanso Sauces y olmos corpulentos Encopados, Que le hacen murmullo manso Al suspirar de los vientos Perfumados. Y en vez de roncos clarines Columpia trinando amores La ancha copa De mirlos y colorines Y vistosos ruiseñores Pintada tropa.
Página 111 - Reía y cantaba un día, y otro día, y siempre el que huía tornaba mejor. Que aun no me acosaban mis débiles años con duelos y engaños de vana amistad; aun no de mis horas de paz y esperanza rompió la balanza la estéril verdad. El aire era un velo de ricos colores, brotaban las flores a impulso del Sol; la noche tranquila que en paz me velaba del cénit colgaba su turbio farol. La vida era un sueño ligero y flotante; fingí delirante del mundo un jardín ; creí que los días que pasan huyendo...
Página 48 - N°- 510. — oin mugeres careciera de placeres este mundo y de alegría, y fuera como seria la feria sin mercaderes. Desabrida fuera sin ellas la vida, un pueblo de confusion, un cuerpo sin corazon, un alma que anda perdida por el viento: razon sin entendimiento, árbol sin fruto ni flor, fusta sin gobernador y casa sin fundamento.
Página 48 - Su consuelo tan cierto, tan sin recelo en nuestras adversidades , trabajos y enfermedades tenemos en este suelo. De ellas mana cuanto bien el hombre gana . y ellas son la gloria de ello . la guarda, firmeza y sello de nuestra natura humana.
Página 188 - ... hasta que llega el Santísimo; las músicas militares y religiosas se mezclan a este punto en sonora armonía; la atmósfera aparece cubierta del humo del incienso que queman los sacerdotes; la tropa rinde las armas e hinca la rodilla en tierra...
Página 212 - NOS EL TU REINO HÁGASE TU VOLUNTAD ASI EN LA TIERRA COMO EN EL CIELO...

Información bibliográfica