?Què es el Carlismo?

Portada
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Páginas seleccionadas

Índice


Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 111 - España, evangelizadora de la mitad del orbe; España, martillo de herejes, luz de Trento, espada de Roma, cuna de San Ignacio... esa es nuestra grandeza y nuestra unidad: no tenemos otra. El día en que acabe de perderse, España volverá al cantonalismo de los Arévacos y de los Vectones, o de los reyes de Taifas.
Página 123 - Los hombres nacen y permanecen libres e iguales en derechos. Las distinciones sociales no pueden fundarse más que sobre la utilidad común. 2. El objeto de toda asociación política es la conservación de los derechos naturales e imprescriptibles del hombre. Estos derechos son la libertad, la propiedad, la seguridad y la resistencia a la opresión.
Página 95 - Se ha dicho que lo que diferencia al hombre del animal es ser un heredero y no un mero descendiente: la herencia de todos los afanes humanos ha venido a enriquecernos; lentamente se han ido inventando las virtudes, las reglas metódicas para el pensar, los tipos ejemplares del gusto, la sensibilidad para las cosas remotas, y todo ello ha ido cubriendo, ocultando, la bestialidad de nuestra materia original.
Página 47 - Y aún así, si apuradas todas las amarguras la dinastía legítima que nos ha servido de faro providencial estuviera llamada a extinguirse, la dinastía de mis admirables carlistas, los españoles por excelencia, no se extinguirá jamás. Vosotros podéis salvar a la Patria, como la salvasteis, con el Rey a la cabeza, de las hordas mahometanas y, huérfanos de Monarca, de las legiones napoleónicas. Antepasados de los voluntarios de Alpens y de Lácar eran los que vencieron en las Navas y en Bailén....
Página 46 - Comprendo bien que, al reflexionar sobre nuestra actual situación, lucharéis entre el principio de legitimidad que os liga a mi persona, y las ideas que sostengo, que no son las que sirvieron de bandera al partido carlista.
Página 73 - Y, sin embargo, la observancia fiel de todo aquello fue siempre una condición «sine qua non» para tomar posesión de la Corona. Porque el monarca en España no tiene derecho a mandar sino según Religión, Ley y Fuero. En consecuencia, cuando el que es llamado a la Corona no puede o no quiere sujetarse a estas condiciones, no puede ser puesto en posesión del trono, debiendo pasar la Corona al más inmediato sucesor que pueda y quiera regir el Reino, según las leyes, y según las cláusulas del...
Página 38 - Real resolución en 13 de julio pasado de este año, acordó su cumplimiento y para ello expedir esta mi cédula, por la cual os mando a todos ya cada uno de vos en vuestros...
Página 37 - ... y para tratar, entender, practicar, conferir, otorgar y concluir por Cortes otros negocios si se propusieren y pareciere conveniente resolver, acordar y convenir para los fines referidos...
Página 105 - Si uno solo faltara a esa cadena de miles de años, no existirías; quieres derrocar una estirpe de tradiciones, y eres en parte obra de ellas. Quieres destruir una tradición en nombre de tu autonomía y empiezas por negar las autonomías anteriores y por desconocer las siguientes; al inaugurar tu obra, quieres que continúe una tradición contra las tradiciones pasadas y contra las tradiciones venideras, proclamando la única verdad de la tuya. Mirando atrás eres parricida; mirando adelante, asesino,...
Página 104 - El revolucionario más audaz que en nombre de una teoría idealista, forjada más por la fantasía que por el entendimiento, se propone derribar el edificio social y pulverizar hasta los sillares de sus cimientos para levantar otro de nueva planta, si antes de empezar el derribo se detiene a preguntarse a sí mismo quién es, si la pasión no le ciega oirá una voz que le dice desde los muros que amenaza y desde el fondo de su alma: «Eres una tradición compendiada que se quiere suicidar; eres el...

Información bibliográfica