Pioneros de la ciencia ficción rusa vol. I, Volumen 1

Portada
ALBA Editorial, 3 nov 2016
0 Reseñas
Las reseñas no se verifican, pero Google comprueba si hay contenido falso y lo retira una vez identificado

El espíritu de Pioneros de la ciencia ficción rusa podría condensarse en esta observación –fundamental en el género- de uno de sus narradores: «Mis convicciones, que yo consideraba inamovibles, se vieron pulverizadas o fuertemente sacudidas en sus cimientos.»

Reunimos en este libro cinco espléndidos relatos de los padres de la ciencia ficción rusa, desconocidos en lengua española. «Entre la vida y la muerte» (1892) de Alekséi N. Apujtin plantea el dilema de la conciencia enfrentada a la muerte y recrea una inquietante experiencia de déjà vu. «En otro planeta» (1896) de Porfiri P. Infántiev relata un asombroso viaje a Marte, habitado por monstruosas pero inteligentísimas y benevolentes criaturas que han creado una civilización anfibia e inventado técnicas e instrumentos que se adelantan a nuestros modernos DVD, satélites artificiales o paneles de energía solar. De Valeri Y. Briúsov recogemos dos intensas visiones apocalípticas: en «La Montaña de la Estrella» (1899), un explorador errante descubre una extraña y cruel civilización de origen marciano asentada en un desierto africano; «La República de la Cruz del Sur» (1905) anticipa tanto la dictadura del proletariado como las historias de zombis en la crónica de una epidemia de locura en una república fundada en el Polo Sur. Por último, «El misterio de las paredes» (1906) de Serguéi R. Mintslov gira en torno a un aparato que permite ver y oír lo ocurrido hace siglos entre las paredes de un edificio.

 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Páginas seleccionadas

Índice

Sección 1
Sección 2
Sección 3
Sección 4
Sección 5
Sección 6
Sección 7
Sección 8
Sección 9
Sección 10
Sección 11
Sección 12
Sección 13
Página de créditos

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Sobre el autor (2016)

Aleksandr Pávlovich Ivanov (1876-1940) fue asesor científico del Museo Ruso de San Petersburgo y profesor del Instituto Superior de Bellas Artes de la Universidad de esa misma ciudad. El estereoscopio (1909) es el único texto suyo que se conoce, pero es al mismo tiempo uno de los clásicos del género. Ignati Nikoláievich Potápenko (1856-1929) fue amigo de Chéjov y al parecer éste se inspiró en él y sus amores para el personaje de Trijorin de La gaviota. Fue un escritor muy prolífico, y ya muy famoso desde 1890, fecha de la publicación de su novela El auténtico servicio. Aleksandr Aleksándrovich Bogdánov (1873-1928) fue médico y autor de dos novelas utópicas, La estrella roja (1910) y El ingeniero Menni (1912). Creía que por medio de sucesivas transfusiones de sangre el organismo podía rejuvenecerse gradualmente; tuvo ocasión de poner en práctica esta idea, con el visto bueno de Stalin, al frente del llamado Instituto de Supervivencia, fundado en Moscú en 1926. Vivian Azárievich Itin (1894-1938) fue, además de escritor, un decidido activista político de origen judío. Funcionario del gobierno revolucionario, fue finalmente fusilado por Stalin, acusado de espiar para los japoneses. Alekséi Matviéievich ( o Mijaíl Vasílievich) Vólkov (?-?): de él apenas se sabe que murió en el frente ruso, en la Segunda Guerra Mundial. Sus relatos se publicaron en revistas y recrean peripecias de ovnis y extraterrestres.

Información bibliográfica