Multiculturalismo revolucionario: pedagogías de disensión para el nuevo milenio

Portada
Siglo XXI, 1998 - 307 páginas
0 Reseñas
Este libro, escrito por uno de los teóricos educativos y críticos culturales más destacados de Norteamérica, culmina un decenio de análisis sociales que se enfocan en la economía política de la educación escolar, en Paulo Freire y en la educación con instrucción, en la cultura hip-hop, y en la educación multicultural. McLaren analiza también el trabajo de Baudrillard, así como la sociología reflexiva de Bourdieu.
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Índice

I
xi
II
xxxiii
III
1
IV
17
V
43
VI
77
VII
117
VIII
152
IX
193
X
224
XI
238
XII
296
XIII
304

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página x - Cuba, responde tú, ¿dónde hallarás verde y verde, azul y azul, palma y palma bajo el cielo? Responde tú.
Página xxiii - ... servicio de las necesidades concretas del hombre, y pretendiendo reducir el concepto de cultura solamente a aquellas creaciones excelsas del espíritu, aquellas que de algún modo aparecen como ligadas a la genialidad de algunos pocos hombres. No, la cultura es una tarea que se ha dado permanentemente a lo largo de toda la historia de la Humanidad y que es responsabilidad de todos los hombres, y, por lo tanto, es este momento, de cada uno de nosotros. La cultura es la tarea humilde que puede...
Página xxiv - El contacto cultural es productivo porque la relacionalidad, el conflicto y la desigualdad propician y aceleran el dislocamiento de las identidades de los sujetos que están en juego en el contacto cultural, se producen múltiples interpelaciones entre los sujetos, proliferan los significantes flotantes y, a través de mecanismos de identificación, se generan rasgos nuevos y originales de identificación y nuevas condensaciones de significación, nuevos elementos semióticos y semánticos que permiten...
Página xxviii - Así como la crisis recorre los discursos educacionales, atraviesa también la pedagogía, la teoría pedagógica y las ciencias de la educación, o como mejor nos guste llamar a este último campo del saber. Los conceptos con los cuales operamos —y que nos constituyen como pedagogos— responden a las leyes de la gramática normalizadora oa alguna de sus expresiones modernistas...
Página xxviii - Si no nos atrevemos a poner estos discursos en cuestión, estaremos solamente en condiciones de recibir la imagen especular de nuestra propia decadencia como educadores. Nos lamentaremos del desbarranque de la escuela pública, sin haber alcanzado a comprender los complejos movimientos que lo causan, ni abrir nuevas perspectivas teórico-programáticas (Puiggrós, 1995:63-64).

Referencias a este libro

Todos los resultados de la Búsqueda de libros »

Información bibliográfica