Las neuronas espejo: los mecanismos de la empatía emocional

Portada
Paidós, 2006 - 214 páginas
«En 1996 el equipo de Giacomo Rizzolatti, de la Universidad de Parma (Italia), estaba estudiando el cerebro de monos cuando descubrió un curioso grupo de neuronas. Las células cerebrales no sólo se encendían cuando el animal ejecutaba ciertos movimientos sino que, simplemente con contemplar a otros hacerlo, también se activaban. Se les llamó neuronas espejo o especulares. En un principio se pensó que simplemente se trataba de un sistema de imitación. Sin embargo, los múltiples trabajos que se han hecho desde su descubrimiento, el último de los cuales se publicó en Science la semana pasada, indican que las implicaciones trascienden, y mucho, el campo de la neurofisiología pura. El sistema de espejo permite hacer propias las acciones, sensaciones y emociones de los demás. Su potencial trascendencia para la ciencia es tanta que el especialista Vilayanur Ramachandran ha llegado a afirmar: "El descubrimiento de las neuronas espejo hará por la psicología lo que el ADN por la biología".» El País, Futuro, 19 de octubre de 2005

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Sobre el autor (2006)

Giacomo Rizzolatti es director del Departamento de Neurociencia de la universidad de Parma, es miembro de la Accademia dei Lincei. Sus estudios sobre las bases biológicas de la acción han revolucionado el panorama de las neurociencias cognitivas en estos últimos años. Fue el investigador jefe del equipo que descubrió las neuronas espejo en la corteza frontal y parietal de los macados. Fue el presidente de la Sociedad Europea del Cerebro y el Comportamiento. Es miembro del Consejo Europeo de Investigación Médica, así como miembro honorario extranjero de la Academia Americana de Artes y Ciencias. Ha sido premiado con el Golgi Prize de Fisiología y el Premio George Millar de la Sociedad de Neurociencia Cognitiva, entre otros.En 2011, ha sido premiado con el Premio Príncipe de Asturias de Investigación junto con los también neurobiólgos Joseph Altman y Arturo Álvarez-Buylla.

Información bibliográfica