La investigación histórica: teoría y método

Portada
Crítica, 1995 - 428 páginas
1 Reseña
Las pequenas grandes obras de Carlo M. Cipolla, Contra un enemigo mortal e invisible, Entre la historia y la economia, El gobierno de la moneda, ... alimentaron en sus inicios una coleccion que se ha ido enriqueciendo con textos indispensables para quienes se inician o adentran en el oficio de historiador. Asi, por ejemplo, El debate Brenner, de T. H. Aston y C. H. E. Philpin, Imperialismo ecologico, de Alfred W. Crosby, Problemas historicos e interpretaciones economicas, de Charles P. Kindleberger, Agenda para una historia radical, de E. P. Thompson o La investigacion historica: teoria y metodo, de Julio Arostegui. Una reflexion sobre la historia, sobre la teoria y el metodo del historiador, desde la propia historia. Tiene el merito de no haber sido pensado unicamente « como un ensayo de tesis para colegas, sino tambien como una guia para la formacion basica del historiador, que proporcione a quienes se interesan por la historia una fundamentacion seria para su trabajo.

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

Reseña de usuario - Marcar como inadecuado

En la sección primera de este libro titulada TEORÍA, HISTORIA E HISTORIOGRAFÍA -La naturaleza de la disciplina historiográfica- Aróstegui aborda “la problemática general del conocimiento de la historia hoy [España 1995]. Para ello se parte de la distinción cuidadosa entre lo que es la entidad historia y lo que puede ser una disciplina del conocimiento de la historia” (Aróstegui, 1995, p. 15).
El primer capítulo, titulado HISTORIA E HISTORIOGRAFÍA: LOS FUNDAMENTOS, se establece las líneas generales en torno a las cuales puede construirse una teoría de la historiografía. Aróstegui parte de reconocer como una dificultad el uso anfibológico de la palabra historia, para adoptar el término historiografía que designa la tarea de la investigación y escritura de la historia, dejando al término historia que designe la realidad histórica.
Al reconocer la insuficiencia en la fundamentación teórico – metodológicas de la historiografía, Aróstegui (1995) proponen que la formación teórica mínima del historiador se base en un análisis suficiente de lo que es la naturaleza de la historia, y una reflexión sobre el método. Así plantea que la formación científica del historiador debe “dotar al historiador de una formación científico social amplia y sólida, completa, que haga de él un auténtico experto en la investigación social” (p. 35). Concretando su propuesta, propone que la formación del “Científico Social” incluya formación humanística, científica, y técnica.
Al abordar el contenido de la teoría y la metodología historiográfica, Aróstegui (1995) define el concepto de teoría como “un conjuntos de proposiciones, referidas a la realidad empírica, que intentan dar cuenta del comportamiento global de una entidad, explicar un fenómeno o grupo de ellos entrelazados” (p. 42), aclarando eso sí, que no se trata de teorías sobre «fenómenos» naturales o sociales, sino que se está hablando de fundamentar la «teoría de un conocimiento», en este caso, el conocimiento de la historia. A eso es lo que Aróstegui llama “teoría de la historiografía”.
Aróstegui divide la teoría de la historiografía en el componente científico–constitutivo y el componente formal – disciplinar. El primero se encargaría de la teoría de la historia, y el segundo de la explicación de la historia y de su escritura. Aróstegui define método como un «camino» para garantizar el conocimiento de su objeto de estudio. Partiendo del método historiográfico y su relación con las fuentes de información para el historiador, Aróstegui (1995) nos brinda la última reflexión sobre las fuentes “Una fuente de información nunca es neutra, ni está dada de antemano. Por ello, a pesar de lo dicho, y aunque no lo parezca a primera vista, el historiador debe, como cualquier otro investigador social, «construir» también sus fuentes, si bien se encuentra más limitado para ello a medida que retrocede en el tiempo.”(p.54).
El segundo capítulo, titulado CIENCIA, CIENCIA SOCIAL E HISTORIOGRAFÍA, versa sobre qué es el conocimiento de la sociedad, en qué lugar se ubica el conocimiento histórico y la calificación de la historiografía como ciencia social. Aróstegui hace un recorrido por las diversas clasificaciones de la ciencia a través del tiempo, empieza por ciencias empíricas y no empíricas, después la clasificación entre ciencias naturales y las ciencias del hombre, y por ende los saberes la naturaleza y el del hombre respectivamente. Siguen las ciencias nomotéticas; ciencias de lo general, y ciencias idiográficas; ciencias de los comportamientos singulares, con sus dos tipos de conocimiento científico: el que se presenta como explicación y el que lo hace como comprensión. La siguiente clasificación es entre ciencia natural o físico natural, ciencia social, o ciencia del hombre, y ciencia formal. Finalmente se da la clasificación entre ciencia de la física, la biología y la ciencia social, donde la distinción se da por su método
 

Otras ediciones - Ver todo

Información bibliográfica