Historia de Málaga y su provincia

Portada
Rubio y Cano, 1874 - 694 páginas
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

Reseña de usuario - Marcar como inadecuado

Este libro habla sobre cosas muy importante de la educaciôn lo que es muy ûtil para nuestra sociedad

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 694 - ... habiendo y debiendo ser los historiadores puntuales, verdaderos y no nada apasionados, y que ni el interés ni el miedo, el rancor ni la afición, no les hagan torcer del camino de la verdad, cuya madre es la historia, émula del tiempo, depósito de las acciones, testigo de lo pasado, ejemplo y aviso de lo presente, advertencia de lo por venir.
Página 253 - Cnanto sube hasta la cima, Desciende pronto abatido Al profundo. ¡Ay de aquel que en algo estima El bien caduco y mentido De este mundo! En todo terreno ser Sólo permanece y dura El mudar. Lo que hoy es dicha o placer, Será mañana amargura Y pesar. Es la vida transitoria, Un caminar sin reposo Al olvido; Plazo breve a toda gloria Tiene el tiempo presuroso Concedido.
Página 219 - A Málaga tampoco mi corazón olvida; no apaga en mí la ausencia la llama del amor. ¿Dónde están tus almenas, ¡oh, Málaga querida! tus torres, azoteas y excelso mirador? Allí la copa llena de vino generoso hacia los puros astros mil veces elevé, y en la enramada verde, del céfiro amoroso, sobre mi frente, el plácido susurrar escuché. Las ramas agitaba con un leve ruido, y doblándolas ora, o elevándolas ya, prevenir parecía el seguro descuido, y advertirnos si alguien nos venía a espiar.
Página 207 - Has consagrado a la gloria. A sostener fuiste al campo La santa ley de Mahoma, En tu valor confiado Y en tu espada cortadora; Y el éxito más brillante La noble empresa corona, Dando frutos tus afanes De ilustres y grandes obras.
Página 257 - Los que el imperio feliz De España con alta honra Sustentaron, Al fin la enhiesta cerviz Al peso de la deshonra Doblegaron. Eran cual reyes ayer, Que de pompa se rodean; Y son luego Los que en bajo menester, Viles esclavos, se emplean Sin sosiego. Llorado hubierais, sin duda, Al verlos, entre gemidos, Arrastrar La férrea cadena ruda, Yendo para ser vendidos, Al bazar A la madre cariñosa Allí del hijo apartaban De su amor; I Separación horrorosa, Con que el alma traspasaban De dolor!
Página 208 - Aláh, que premia y ensalza, Y que castiga y despoja, En el libro de la vida Grabada tiene tu historia. Todos, si pregunta alguien, ¿Quién los enemigos doma? ¿Quién es el mejor califa? Te señalan o te nombran.
Página 604 - Honraste á Manzanares, Que venera en humilde sepultura Lo que el Tajo envidió, Tormes y Henares ; Mas tu memoria eternamente dura. Noventa años viviste ; Nadie te dió favor, poco escribiste. Sea la tierra leve Á quien Apolo tantas glorias debe.
Página 207 - Magnífica de tu ejército Era la bélica pompa, Entre el furor del combate, Teñido de sangre roja, Y el correr de los caballos, Y las armas que se chocan.
Página 208 - Alá te guíe y conserve, y haga tu vida dichosa y de todo mal te libre, y sobre tu frente ponga el resplandor de su gracia y sus bendiciones todas, para que siglos de siglos se perpetúe tu gloria...
Página 255 - Y al ver sus vegas lozanas Ya marchitas, Y que afean los infieles Con cruces y con campanas Las mezquitas. En los mismos almimbares Suele del leño brotar Tierno llanto. Los domésticos altares Suspiran para mostrar Su quebranto. Nadie viva con descuido, Su infelicidad creyendo Muy distante; Pues mientras yace dormido, Está el destino tremendo Vigilante. Es dulce patria querida La región apellidar Do nacemos; Pero, Sevilla perdida, ¿Cuál es la patria, el hogar Que tenemos? Este infortunio...

Información bibliográfica