Esclavas del poder: Un viaje al corazón de la trata sexual de mujeres y niñas en el mundo

Portada
Penguin Random House Grupo Editorial México, 1 may. 2011
"Lydia Cacho es un símbolo del periodismo valiente. Ella lleva ya unos cuantos años desafiando la tradición de impunidad y demostrando que los medios de comunicación pueden no ser miedos de comunicación. Este nuevo libro culmina sus años de trabajo en la denuncia de las sistemáticas violaciones sexuales de niños y mujeres, y de la prostitución de niños y mujeres que constituye la más lucrativa esclavitud de nuestro tiempo, aunque no se llame así. Y Lydia llega más allá de las fronteras de México. Ataviada con disfraces diversos, viaja desde los bajos fondos mexicanos de la Merced hasta los centros nocturnos y los prostíbulos de Japón, pasando por muchos otros nudos de la inmensa telaraña de mafiosos, empresarios, policías, jueces y políticos que manejan el negocio en el mundo. Éstas no son páginas neutrales. La autora no toma la distancia exigida a los trabajos de investigación académica. Lydia escucha, para que sean escuchadas, las voces de las víctimas, las vidas rotas, y acusa a quienes ejercen la forma más abyecta del derecho de propiedad, hombres dueños de mujeres, adultos dueños de niños: esos supermachos que humillando a los más débiles manifiestan su despreciable poder." Eduardo Galeano

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

Reseña de usuario - Marcar como inadecuado

esclavas del poder lydia cacho

Otras ediciones - Ver todo

Sobre el autor (2011)

Lydia Cacho (1963) Ciudad de México. Autora de varias obras de gran repercusión. A raíz de la publicación en su país de Los demonios del Edén (DeBols!llo, 2010), libro que denuncia la existencia de una importante red de pederastia en México con influyentes personajes públicos implicados, fue detenida ilegalmente y torturada por aquellos que tendrían que haberla protegido. El estremecedor testimonio de esta experiencia fue recogido en Memorias de una infamia (Debate, 2008), libro que conmovió a la opinión pública de México y consagró a Lydia como una de las periodistas más significativas y valientes a nivel internacional y la convirtió en un símbolo visible de la lucha contra la corrupción, el abuso de poder y la impunidad de todo un sistema político. Galardonada con el Premio Estatal de Periodismo en 2002, el Premio Nacional de Derechos Humanos Don Sergio Méndez Arceo, el Premio Yo Donna en España a la labor humanitaria en 2006 y premio Ginetta Sagan de Amnistía Internacional en 2007. Dirige un centro de atención para mujeres víctimas de violencia en Cancún (Quintana Roo); asesora a la Agencia de las Naciones Unidas para la Mujer (UNIFEM), es Consejera de la Universidad del Caribe; corresponsal de la agencia de noticias CIMAC.

Información bibliográfica