El elegido de los dioses: La Historia de Evariste Galois

Portada
Siglo XXI, 2001 - 355 páginas
Evariste Galois (1811-1832), el matemático más precoz de la historia, pasó en la cárcel el último año de su vida, detenido por sus ideas revolucionarias. Creador de la teoría que lleva su nombre, uno de los fundadores del álgebra moderna, revolucionó la matemática valorizando el uso de la noción de estructura. En sus convicciones filosóficas, excepcionalmente avanzadas para su época, basó su enfoque de la ciencia como actividad humana y colectiva.

Dentro del libro

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

Reseña de usuario - Marcar como inadecuado

Es la historia de uno de los matemáticos modernos mas grandes. Fue un joven que vivió en la Francia napoleónica que muere a los 21 años y todo lo que se conoce de su obra matemática lo escribió la noche anterior a que muriera en un duelo prefabricado por la guardia de Napoleón para dar un ejemplo a los opositores al régimen. Es un libro que está bien documentado, Infield busca las fuentes de su libro y solo crea los diálogos para darle agilidad a la lectura. 

Páginas seleccionadas

Índice

A LUIS FELIPE
187
SAINTEPÉLACIE
243
LIBERTAD RECOBRADA
275
POSFACIO
333
BIBLIOGRAFÍA
349
Página de créditos

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 11 - ... todas las fuerzas productivas que caben dentro de ella y jamás aparecen nuevas y más altas relaciones de producción antes de que las condiciones materiales para su existencia hayan madurado en el seno de la propia sociedad antigua. Por eso, la humanidad se propone siempre únicamente los objetivos que puede alcanzar, pues, bien miradas las cosas, vemos siempre que estos objetivos sólo brotan cuando ya se dan o, por lo menos, se están gestando, las condiciones materiales para su realización.
Página 21 - ... partes contratantes declaraban su propósito de que los beneficios del camino o canal fueran para todas las naciones mercantiles de la tierra. Por el artículo 10o., México y Estados Unidos se comprometían a mantener la neutralidad del paso y diez leguas a cada lado, como territorio de México, no sólo en tiempo de paz sino también en tiempo de guerra, aunque ésta fuera entre ambas naciones. Pero se admitía que México conservaría plenamente la soberanía en dicha vía y territorio, pudiendo...
Página 24 - Honor v de la Orden de la Reunión. —Sí, conde de Laplace Acabo de echar otra ojeada a sus volúmenes sobre el universo. Hay algo que se echa de menos en su importante obra. —¿Sire?
Página 24 - Oyose una voz poderosa: —El universo de Laplace es tan preciso y eficiente como un buen reloj. Si discutimos sobre relojes, no necesitamos discutir sobre los relojeros, especialmente porque nada sabemos sobre ellos. Napoleón se volvió hacia el hombre que había hablado y lo miró como si quisiera...
Página 35 - Sena, en medio del pueblo francés, al que tanto he amado (17). Al fin se seleccionó un lugar, en Santa Elena, disponiéndose el entierro. Antes el Dr. Antommarchi hubo de practicarle la autopsia que fue aprovechada para hacer algunas observaciones sobre el cuerpo de Napoleón...
Página 23 - Bonaparte, el pacificador de Europa, el héroe a quien Francia debe su prosperidad, su grandeza y la época más resplandeciente de su historia".
Página 24 - ... desfigurada nariz chata. Pero los pequeños ojos de la gran faz devolvieron fijamente la mirada. —¡Ah, Monsieur Monge! Debería saber que usted no se contiene cuando se trata de religión. De modo, Monsieur Monge, que usted piensa que el relojero no debe ser mencionado. Infortunadamente, estoy seguro de que muchos de sus estudiantes de mi Escuela Politécnica estarán de acuerdo con su amado maestro.
Página 75 - Axiomas 1. Dos cantidades iguales a una tercera son iguales entre sí. 2. El todo es mayor que cualquiera de sus partes. 3. El todo es igual a la suma de las partes en que está dividido.
Página 36 - Su finalidad era educar hombres cultos versados en latín y griego y, por sobre todo, súbditos leales al rey y defensores de la Iglesia. ¿Alcanzó este fin la escuela? A modo de respuesta, veamos los nombres de sus tres estudiantes más brillantes. Por el Louis-le-Grand había pasado el "incorruptible" Robespierre, que ofreció a la guillotina la cabeza de Luis Capeto, el ex rey Luis XVI.

Información bibliográfica