Annales eclesiasticos, y secvlares, de la... Civdad de Sevilla... Desde el año de 1246... Hasta el de 1671... (Google eBook)

Portada
En la Imprenta real, 1795
1 Reseña
  

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los lugares habituales.

Libros relacionados

Páginas seleccionadas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 305 - ... ya es público en historiadores y genealogistas , haber « sido causa de la muerte de ambos; que con menos pu« blicidad no osara referir mi pluma. Fió la Reina el efecto « de su delito á Alonso Ortiz , caballero sevillano, cama« rero y valido del Maestre , que tomando el niño con se...
Página 147 - ... buscarla. Libre esta vez con tal maravilla, se halló otra en mayor aprieto, en que lució más su valerosa pudicicia, que viendo no poderse evadir de ser llevada al Rey, abrasó con aceyte hirviendo mucha parte de su cuerpo, para que las llagas le hiciesen horrible y acreditasen de leprosa, con que escapó su castidad...
Página 37 - Tarifa , y añudando que estaba en lugar salvo , vino el Rey Don San»cho tu padre , y echóme dende , y vine á morar aquí »á Gibraltar , y teniendo que en ningun lugar no estaba «tan en salvo en toda la tierra de los Moros aquen de »la mar coma aquí.
Página 19 - Guzman, al contrario, se opuso abiertamente á ellas, y le bizo jurar solemnemente en Sevilla que no daria ni seria en consejo de dar á Tarifa á los moros. No contento con esto, y viéndose sin fuerzas para resistir si los bárbaros, ayudados del Infante, se ponian sobre la plaza, escribió al rey de Aragon pidiéndole dinero para pertrecharla, y ofreciéndole que la mantendria á su nombre hasta que el rey de Castilla, llegado á mayor edad , pudiese...
Página 305 - Y el principio de este romance cita el mismo Ortiz en sus A nales de Sevilla (Madrid, 1795 y 1796, tomo II. pág. 305), donde dice, hablando otra vez de aquel camarero Alonso Ortiz: •Uno de los romances que mencioné en el Discurso de mi familia de Ortiz, de que era el camarero, comienza: Entre las gentes se dice, mas no por cosa sabida, que la reina doña Blanca del Maestre está parida.
Página 71 - Estaba la ciudad en grandísima opulencia, llena de nobleza, y llena de pueblo , con la fertilidad de los campos , y con la ayuda del comercio de naciones extrangeras , abundante y rica.
Página 470 - Ellos se pusieron aquel dia desde la mañana en una plaza fuerte entre dos arroyos de fondo cada uno diez ó doce brazas : é quando nuestra gente ahí llegó, é vieron que non les podían acometer por...
Página 470 - Entonce los mas de los caballeros que con nosotros estaban, que se avian visto en otras batallas, acordaban que non diese esta en aquel dia, lo uno porque nuestra gente iba fatigada, é lo otro para mirar la gente portuguesa como estaba. Mas toda la otra nuestra gente con la voluntad que avian de pelear...
Página 269 - ... el dean, Canónigos, Dignidades, racioneros y «compañeros, dijeron que por cuanto la Egle«sia de Sevilla amenazaba cada dia ruina por «los terremotos que ha habido, y está para caer «por muchas partes, que se labre otra Eglesia «tal...
Página 269 - ... autoridad de Sevilla y su Eglesia, como man«da la razon, é que si para ello no bastare la «renta de la obra, digeron todos que se tome «de sus rentas de cada uno lo que bastaba; «que ellos lo darán en servicio de Dios, é mandaronlo firmar de dos Canónigos.

Información bibliográfica