Historia de Cádiz y su provincia desde los remotos tiempos hasta 1814 (Google eBook)

Portada
Imp. de la Revista médica, 1858 - 825 páginas
0 Reseñas
  

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los lugares habituales.

Libros relacionados

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 730 - ¿Juráis conservar en su integridad la nación española , y no omitir medio alguno para libertarla de sus injustos opresores? — ¿Juráis conservar á nuestro amado soberano el señor Don Fernando Vil todos sus dominios , y en su defecto á sus legítimos sucesores , y hacer cuantos esfuerzos sean posibles para sacarle del cautiverio y colocarle en el trono?
Página 730 - ... en el Trono?— ¿Juráis desempeñar fiel y legalmente el encargo que la Nación ha puesto a vuestro cuidado, guardando las leyes de España, sin perjuicio de alterar, moderar y variar aquellas que exigiese el bien de la Nación?
Página 380 - ¿A. dónde , di , te engolfas ? Que no hay deseos Cuerdos Con esperanzas locas. Como las altas naves Te apartas animosa De la vecina tierra , Y al fiero mar te arrojas. Igual en las fortunas, Mayor en las congojas, Pequeña en las defensas Incitas á las ondas. Advierte que...
Página 275 - DEL ARENAL , EN LAS CASAS DEL CORREGIDOR, DE CUERPOS GRANDES, Y QUE SE RENUEVE SIEMPRE QUE LA NECESIDAD LO PIDA PARA QUE NO SE PIERDA LA MEMORIA DE ELLO : la CUal alcanzó y llegó hasta los tiempos de mis padres en aquel mismo sitio hasta que se gastó con el tiempo, y por no haber tenido cuidado de renovarla se ha perdido. Oí yo á los míos que referían que en ella se veía á Diego Fernández de Herrera hiriendo al Infante con la lanza por una parte, y por otra los moros que lo seguían, y...
Página 711 - Aún más que caduco y decrépito parecía moribundo; su rostro pálido y macilento demostraba á muchos que, más que de los años, era el obispo víctima del ayuno y cadáver de la abstinencia. Los muchos enemigos que había concitado contra su persona la soberbia de su condición, aseguraban que la ignorancia llevó los días de su niñez, que llevó la incontinencia los días de su juventud, que llevó la ambición los días de su virilidad, y que la perseverancia en sus errores iba llevando...
Página 541 - Escribiendo á VV. EE. la triste situación de este vecindario, á fin de excitar su humanidad para separarlo del estrépito de las armas, no me pude imaginar que jamás se creyera flaqueza y debilidad semejante procedimiento, mas por desgracia veo que VV. EE. han interpretado muy mal mis espresiones, haciéndome en...
Página 731 - Lardizábal) que en aquella noche no podíamos contar ni con el pueblo ni con las armas ; que , á no haber sido así, todo hubiera pasado de otra manera.
Página 731 - ... Cortes, don Diego Muñoz Torrero, diputado por Extremadura, sacerdote de gran modestia pero no de aquellos que nadie sabe de que color son sus ojos, de índole agradable... de pensamientos religiosos... propuso... que se declarase residir en las Cortes la soberanía de la nación, estar resueltos a afianzar la corona en Fernando VII y perpetuar su monarquía, reservarse la potestad legislativa y facultar al Consejo de Regencia, para que interinamente desempeñase su cargo, pero siempre que en...
Página 229 - Cádiz) se habían recogido muchas gentes con grandes riquezas y ganados, sin orden del rey ni darle parte de su determinación, juntándose con otros soldados, pasaron allá mal concertados, llevados de la codicia ciegamente; y como los vieron los moros, salieron á ellos y trabaron una sangrienta batalla, donde los cristianos fueron vencidos y muertos, y escaparon muy pocos que volvieron dando cuenta de su perdición y mal suceso. De aquí adelante comenzaron á reportarse los del ejército y guardar...
Página 229 - Nunca tal plaga vieron los de Córdoba y Sevilla sobre sí ni tal destrucción. De ahí movió el Rey con su campo , y llegó...

Información bibliográfica