IMPRENTA DE CRAPELET,

CAILK DK VAUCIRAKB , N° 9.

BOSQUEJO HISTÓRICO

SOBRE LA. SITCESIOIS

A LA CORONA DE ESPAÑA,

POR EL DK HENRIQUE ZOPFL,

PROFESOR DE DERECHO EN LA UNIVERSIDAD DE HE1DRLBERG ;

TRADUCIDO DEL ALEMÁN ,
POR .

DOX SANTIAGO DE TEJADA,

Í1SCAL QUE HA SIDO DEL SDPRKMO TRIBUNAL DB JUSTICIA Kf MADRID.

[ocr errors][graphic]

PARÍS,

EN LA LIBRERÍA DE AMYOT,

CALLE DE LA PAZ, N° 6.
1839.

[ocr errors]

ADVERTENCIA DEL TRADUCTOR.

Creemos hacer un servicio á nuestra reina Doña Isabel II, publicando la traduccion de la Memoria sobre la cuestion de sucesion en España, que ha dado á luz en lengua alemana el doctor Enrique Zópíl, profesor de derecho en la Universidad de Heidelberg, gran ducado de Baden.

La pluma elegante de este jurisconsulto es la primera que se ha consagrado en Alemania á la defensa del trono legítimo de España, en una época muy oportuna, en verdad, cuando algunos defensores de Don Carlos y tambien algunos periódicos, con falsas doctrinas y con hechos inexactos, se han propuesto no solo destruir el efecto producido por el escrito del excelentísimo señor Don Francisco de Zea Bermudez (La verdad sobre la cuestion de la sucesion á la corona de España}, sino sostener las influencias del error en algunas cortes del Norte. .

Toda la Europa se interesa en conocer la verdad sobre esta gran cuestion de derecho público, y la legitimidad de Doña Isabel, y la índole de las pretensiones de Don Carlos se han esclarecido luminosamente por el doctor Zopíl. Separándose de toda discusion política, ha concentrado su atencion en el examen imparcial y profundo de nuestra legislacion y de nuestra historia, poco conocidas en Alemania, donde, ya sea por esta causa, ó ya por la actividad de los agentes de Don Carlos, ó por las diferencias esenciales entre los principios de derecho público de la Alemania y de la España , la opinion se hallaba en verdad deplorablemente extraviada.

La traduccion no es rigurosamente literal; hemos invertido el orden en algunos lugares , hemos añadido algunas observaciones que nos han parecido convenientes, siguiendo sin embargo en todo el espíritu exclusivamente científico que ha dirigido al célebre profesor Zópfl en su importante trabajo.

Santiago De Tejada.

« AnteriorContinuar »